Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moratinos: "Los dos cooperantes están bien"

El ministro de Exteriores reconoce que habló ayer en Mauritania con el presidente del país sobre los dos españoles capturados por Al Qaeda

"Sabemos que se encuentran bien". El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha reconocido que en la visita relámpago que hizo ayer a Nuakchot (Mauritania), en la que se reunió con el presidente y el ministro de Exteriores, se abordó la situación de los rehenes españoles secuestrados en el norte de Malí y que se encuentran en buen estado. "La discreción y la confianza son elementos esenciales en nuestra actuación", ha añadido en una rueda de prensa con el ministro georgiano en Madrid. El Gobierno trabaja diariamente para "acelerar al máximo la liberación de los secuestrados".

Los rehenes son Albert Vilalta y Roque Pascual, que siguen capturados seis meses después de ser apresados en la principal carretera de Mauritania por miembros del grupo terrorista Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) en el desierto de Malí. La tercera cooperante, Alicia Gámez, fue liberada el 9 de marzo.

La visita de Moratinos, sin embargo, no fue anunciada por el Ministerio de Exteriores. Un portavoz de ese departamento señaló ayer, a preguntas de EL PAÍS, que el viaje no tenía ninguna relación con el secuestro y que serviría para preparar la conferencia de donantes de Mauritania que se celebrará en París dentro de 16 días. Incluso a preguntas de un periodista de France Presse, el propio Moratinos se negó a responder ayer en Mauritania por el motivo de su viaje.

Pero el tipo de reuniones como la programada para París no suele ser preparado a nivel de ministros, y el séquito de Moratinos no incluía además a nadie de la Secretaría de Estado de Cooperación. La agencia de prensa privada mauritana (ANI) y la web Cridem hicieron pública anoche la visita "imprevista" de Moratinos, y la vincularon con la suerte de los rehenes.

Además de un rescate pecuniario, AQMI exigió a España en un principio que forzara a Mauritania a liberar a un puñado de presos islamistas, pero ahora ha recortado sus pretensiones. Moratinos se centra pues en lograr la excarcelación de un solo reo de la prisión central de Nuakchot.