La tormenta tropical Agatha causa varias decenas de víctimas en Centroamérica

Los efectos de la tempestad en Guatemala, donde han muerto más de 80 personas, se agravan al unirse a los de la erupción del volcán Pacaya.- En El Salvador hay nueve muertos y otros tres en Honduras por el mismo fenómeno meteorológico, que se ha degradado a la categoría de depresión tropical

Más de 80 personas han muerto en Guatemala, nueve en El Salvador y otras tres más en Honduras como consecuencia de las lluvias producidas por la tormenta tropical Agatha, la primera de la temporada, que se ha degradado a la categoría de depresión tropical tras entrar en territorio guatemalteco. Cientos de personas ya han sido evacuadas en previsión de que se produzcan inundaciones. En Guatemala, los efectos devastadores de la tormenta se unen a los que desde el jueves está teniendo la erupción del volcán Pacaya.

Las autoridades de Guatemala han confirmado la muerte de 63 personas, y siguen en búsqueda de otras 24. Erik de León, gobernador del departamento de Chimaltenango, situado a unos 60 kilómetros al oeste de la capital, ha confirmado que sólo en su región hay 50 fallecidos, que sumados al último recuento oficial del Gobierno deja un total de 63 víctimas de la tormenta tropical.

Más información
El volcán de Guatemala entra en una segunda fase de erupción

Además de las víctimas mortales, al menos once personas han desaparecido en Guatemala, donde dos adultos y dos menores murieron en Alomonga (a 200 kilómetros al oeste de Ciudad de Guatemala), despues de que un deslave de tierra sepultara su casa, informaron los servicios de emergencia. Otros cuatro niños y cuatro adultos murieron en diferentes incidentes en la capital del país, donde los derrumbamientos y las lluvias paralizaron el tráfico y provocaron cortes en el suministro eléctrico de varios vecindarios.

El Gobierno de Guatemala, que esperaba que lo peor de la tormenta se viviera este domingo sobre las nueve de la mañana (las cinco de la tarde, hora peninsular española), declaró el sábado el estado de alerta ante la proximidad de la tormenta tropical, que se formó en aguas del océano Pacífico. Las advertencias se extendieron al sur de México y a El Salvador.

Tras expresar su solidaridad con los familiares de los fallecidos, el presidente de El Salvador, Mauricio Funes, también ha declarado el estado de emergencia en el país. "En la actualidad, el 90 por ciento del territorio nacional está en riesgo, porque Agatha ha dejado un promedio diario de precipitaciones mayores incluso que las registradas con los huracanes Mitch y Stan y la tormenta Ida", ha asegurado. Una medida también decretada por Porfirio Lobo, presidente de Honduras, en un Consejo de Ministros que también ha convocado a los representantes de la comunidad internacional para coordinar un programa de ayuda para hacer frente a la situación que vive el país centroamericano.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El volcán empeora la situación

Desde antes de la delcaración de la alerta, los trabajadores de emergencias en Guatemala alertaron sobre un aumento en el nivel de las aguas en el país y advirtieron que la tormenta podría causar graves inundaciones. Esto se debe a la ceniza que está dejando la erupción del volcán Pacaya al sur de la capital guatemalteca y que ha bloqueado el drenaje. El Centro Nacional de Huracanes de EE UU (CNH), con sede en Miami, dijo que la tormenta podría provocar la caída de hasta 50 centímetros en aguas de lluvia en Guatemala e incluso en El Salvador y el sur de México.

En Guatemala, unas 2.000 personas ya fueron evacuadas de sus hogares debido a la erupción del volcán, ubicado a unos 40 kilómetros al sur de la capital, que dejó un muerto. El aeropuerto internacional de Guatemala suspendió sus operaciones debido a la columna de ceniza que desprendía el volcán, de hasta 1.500 metros por encima del cráter. Pacaya, que está cerca de la ciudad colonial de Antigua, ha estado activo desde la década de 1960 pero no ha arrojado rocas ni cenizas desde 1998.

AP
Vista aérea del departamento de Escuintla, a 50 kilómetros al sur de la capital guatemalteca.
Vista aérea del departamento de Escuintla, a 50 kilómetros al sur de la capital guatemalteca.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS