Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Australia expulsa a un diplomático israelí por la trama de Dubai

Exteriores concluye que el espionaje israelí falsificó los pasaportes de ciudadanos australianos que los agentes del Mossad supuestamente utilizaron para asesinar a un líder de Hamás

El caso de los pasaportes falsos que los agentes del Mossad israelí supuestamente utilizaron para asesinar a un líder de Hamás en Dubai ha vuelto a acaparar la atención de la prensa israelí. Esta vez, las ramificaciones llegan hasta Australia. Allí, una investigación del ministerio de Exteriores ha concluido que "no hay duda" de que el espionaje israelí está detrás de la falsificación de cuatro pasaportes de ciudadanos australianos. Los pasaportes permitieron a los agentes del Mossad presuntamente entrar en Dubai y asesinar a Mahmoud al Mabhouh en la habitación del hotel en el que se hospedaba. La respuesta no oficial se ha hecho esperar. Australia ha ordenado la expulsión de un miembro de la embajada israelí en Canberra. El diario israelí Haaretz asegura que el diplomático es en realidad el representante del Mossad en la embajada en Australia.

Stephen Smith, ministro de Exteriores australiano, aseguró ante el Parlamento de su país que "el resultado de las investigaciones han dejado al Gobierno sin ninguna duda de que Israel es responsable del abuso y la falsificación de esos pasaportes". Y añadió: "Esto no es lo que esperamos de una nación con quien hemos tenido una relación tan estrecha, amistosa y de mutuo apoyo". Un equipo de investigación australiano había viajado a Israel y descubierto que las cuatro personas cuyos pasaportes fueron utilizados durante la operación en Dubai, eran inocentes y no tenían nada que ver con el asunto. Previamente, la policía de Dubai había publicado los nombres de los supuestos responsables del asesinato de Mabhouh al tiempo que había alertado del uso de pasaportes falsos.

Un portavoz del ministerio de Exteriores israelí ha expresado esta mañana en la radio su esperanza de que las buenas relaciones entre ambos países se reestablezcan una vez que el caso de los pasaportes falsos caiga en el olvido. No ha confirmado ni desmentido sin embargo el resultado de las pesquisas australianas.

Hace un par de meses, el Reino Unido adoptó una medida similar después de encontrar pruebas que según aseguró el Gobierno británico demostraban la implicación de los espías israelíes en la falsificación de pasaportes.