Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un cráter de más de 1.500 millones

Bruselas calcula, con datos de la industria, que la crisis aérea por la nube de ceniza podría haber supuesto hasta 2.500 millones en pérdidas.- El volcán islandés del glaciar Eyjafjalla sigue expulsando humo y fuego

La Comisión Europea ha informado hoy de que la crisis aérea provocada por la erupción del volcán bajo el glaciar Eyjafjalla, en territorio islandés, ha costado entre 1.500 y 2.500 millones de euros. La cifra dada a conocer por Bruselas ha sido facilitada por aerolíneas, aeropuertos y operadores turísticos. "Necesitamos evaluar el contenido de estas cifras tanto a escala europea como a nivel de los Estados miembros", ha advertido en rueda de prensa el comisario europeo de Transporte, Siim Kallas, informa Efe.

La crisis obligó a cancelar más de 100.00 vuelos y dejó en tierra a más de 10 millones de pasajeros, según los datos de Bruselas. Para compensar estas pérdidas, el Ejecutivo comunitario ha anunciado que autorizará a los Estados miembros a conceder subvenciones públicas a las compañías aéreas, permitirá a las aerolíneas aplazar el pago de las tasas de control aéreo y eliminará temporalmente algunas restricciones de tráfico, como las que impiden los vuelos nocturnos.

Estas medidas, junto con solicitud de Bruselas de acelerar la creación del cielo único europeo, serán examinadas por los ministros de Transportes de la UE en la reunión extraordinaria convocada por la presidencia española para el próximo 4 de mayo.

La Comisión considera que "las circunstancias excepcionales de los últimos días pueden justificar medidas de apoyo para compensar las pérdidas registradas", reiteró Kallas. Sin embargo, advirtió de que si los Estados miembros deciden dar ayudas públicas a sus aerolíneas, deberán respetar "criterios uniformes establecidos a nivel europeo" y no podrán utilizarlas para "proporcionar asistencia a las compañías que no estén directamente relacionadas con la crisis".

Humo, fuego y ceniza

Los islandeses siguen acosados por el humo y la ceniza mientras Europa prácticamente ha olvidado los problemas en sus cielos. La aerolíneas aprovechan estos días para hacer cuentas, para revisar los números rojos. Según un informe del Centre for Economics and Business Research, los perjuicios rondaban los 1.300 millones de libras (1.495 millones de euros) a finales de la semana pasada. Aunque se espera que las aerolíneas soliciten ayudas, lo más probable es que ese dinero sólo cubra una pequeña fracción de las pérdidas totales. Y por eso este centro de análisis augura que las aerolíneas subirán sus tarifas en torno al 5,2%, para enjugar las pérdidas.

Internet constata la normalidad en los cielos europeos. Es interesante observar el contraste entre los tímidos movimientos de aparatos en la pantalla de la web http://www.flightradar24.com el pasado día 18 a mediodía y la congestión aérea de un día como hoy. Un sitio durante los días de la crisis aérea sufrió varias caídas por la gran cantidad de visitantes que acogió. En esta página también se pudieron seguir los vuelos de prueba que hicieron varias compañías aéreas antes de la decisión de abrir todos los cielos. Otra opción para ver el trasiego de aeronaves es http://www.radarvirtuel.com.

Tanto el volcán activo como su hermano mayor, el Hekla, están siendo vigilados de cerca. Este último por una de las cámaras de la televisión islandesa. Y el primero por las webcams de la empresa islandesa Mila. El volcán bajo el Eyjafjalla no ha dejado de escupir humo, fuego y ceniza desde que comenzó la crisis. El espectáculo es excepcional, sobre todo por las noches. Aunque durante el día no deja de sorprender cómo se eleva una enorme columna de humo grisáceo. Según el Servicio Meteorológico de Reino Unido -desde el que se puede acceder a los nueve centros de vigilancia volcánica de todo el mundo, que son los responsables de alertar a las autoridades de aviación de los movimientos de las cenizas volcánicas-, la nube de ceniza se ha reducido.

En el momento en que los aviones empezaron a despegar y a aterrizar y la prensa ha sacado el asunto de las primera páginas, también los centros oficiales, universidades y otras instituciones y organismos han dejado de actualizar el día a día del volcán. Es el caso, por ejemplo, de las imágenes de evolución de la ceniza de la Agencia Espacial Europea (ESA), que ha dejado su animación con fotos de satélite estancadas en un bucle que va del 17 al 20 de abril.

Incluso la Organización Europea para la Navegación Aérea, Eurocontrol, ofrece información poco actualizada en un apartado especial dedicado a la crisis volcánica, aunque es cierto que sigue al minuto todo lo que ocurre a través de Twitter. Así lo ha hecho desde que el 15 de abril emitió la primera nota de prensa. Uno de esos buenos repasos de lo que ha ocurrido desde entonces se puede encontrar en el Instituto de Ciencias de la Tierra islandés.