Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La 'revolución verde' de Mockus y Fajardo avanza en Colombia

La alianza entre los dos ex alcaldes impulsa la candidatura del primero

"Me comprometo a no tener ciertos resultados si el costo de buscarlos es violar la Constitución colombiana". Antanas Mockus, candidato del Partido Verde a la presidencia colombiana, refleja con esta declaración ante representantes de la prensa europea la esencia de su campaña, que tiene como ejes centrales la legalidad, la transparencia, y la justicia en la política y en lo público y apunta contra tres grandes problemas del país: la ilegalidad, la violencia y la desigualdad.

El lunes lo ratificó al sellar su alianza con el ex candidato Sergio Fajardo, matemático como él y que ahora le acompaña como aspirante a la vicepresidencia. Según las encuestas, si las elecciones fueran hoy, esta coalición de ex alcaldes -el primero, de Bogotá; el segundo, de Medellín- pasaría a la segunda vuelta junto al ex ministro de Defensa Juan Manuel Santos, el favorito en los sondeos.

La alianza incluye compromisos profundos sobre el uso transparente de los recursos públicos, el respeto a la vida, y la educación y el cambio cultural como motores de transformación. Mockus, que es también filósofo, quiere desmentir la idea de que es justo responder a una agresión matando. Para ello defiende la prohibición legal, la prohibición moral interiorizada y una norma social que sancione esta conducta.

Para este matemático de origen lituano, que ha revelado que padece parkinson en su fase inicial, "la sociedad colombiana tocó fondo" con el caso de los falsos positivos, asesinatos de civiles cometidos por militares para mostrar positivos en la lucha contra la guerrilla y obtener prebendas. Mockus lo compara con el fascismo "en términos de deshumanización".

La revolución verde, como se llama ya su propuesta, de popularidad creciente, tiene el apoyo de conocidos intelectuales. Detrás están otros dos exitosos alcaldes de Bogotá: Enrique Peñalosa y Luis Eduardo Garzón. Entre los tres se eligió en consulta popular a Mockus como candidato. Según afirman, el éxito de su propuesta se debe, entre otras razones, a que simbolizan el cambio frente al todo vale que se impuso en los ocho años de Gobierno de Álvaro Uribe.

"El lío del todo vale es que muy fácilmente se propaga", asegura Mockus en una charla adornada con demasiados ejemplos. Ésta es una de las principales críticas hacia el candidato: la dificultad para concretar sus ideas. Estos días han arreciado los dardos contra él. El senador uribista Armando Benedetti ha dicho que la alianza Mockus-Fajardo es un "show mediático" y desde la izquierda se acusa al primero de ser "muy parecido a Santos".

No hay respuesta a estos ataques. La idea es seguir adelante con esta campaña, que habla de un Gobierno de "legalidad democrática", que lleve la presencia y la acción de la justicia a todo el territorio. Mockus apoya el fallo de la Corte Constitucional que tumbó el referéndum sobre la reelección de Uribe y los fallos de la Corte Suprema de Justicia sobre la alianza entre políticos y paramilitares. Opina que "el Estado de derecho no es un Ejecutivo capaz de imponer el imperio de la Constitución en el territorio vía presencia armada. El Estado se hace presente también a través del otro poder: el judicial".