Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército mexicano inicia una retirada paulatina de Ciudad Juárez

La Policía Federal será la que ejerza a partir de ahora el control del orden público en la conflictiva localidad fronteriza

El Gobierno mexicano ha anunciado que el Ejército iniciará una retirada paulatina de Ciudad Juarez y cederá a la Policía Federal la responsabilidad de mantener el orden en la ciudad. La decisión, que se encuadra en el plan de seguridad para esta ciudad fronteriza con Estados Unidos, prevé que otros cuerpos de seguridad estatales y municipales participen también en el mantenimiento de la seguridad de la conflictiva ciudad mexicana.

Hasta su retirada total el Ejército seguirá prestando apoyo a la policía municipal en tareas de adiestramiento y depuración de agentes a sueldo de los narcos. Mientras tanto, la Policía Federal, que se verá reforzada con 4.500 efectivos adicionales, será la encargada de combatir el crimen hasta que se restablezca la normalidad constitucional .

El despliegue del Ejército en Ciudad Juárez fue una medida adoptada por el presidente del país, Felipe Calderón, para frenar la ola de asesinatos relacionados con el narcotráfico que azotan la localidad desde hace años. En su toma de posesión en en diciembre de 2006 ya subrayó la necesidad de una acción sin cuartel contra el narcotráfico y esta lucha ha centrado gran parte de su acción de Gobierno desde entonces. Sin embargo la medida fue muy criticada por la población de la ciudad, que considera que la presencia de los militares incentiva en vez de limitar la violencia asociada al narcotráfico, como parece indicar el incremento de muertes producidas desde que se inició el despliegue, en 2006.

En tres años la más de 16.000 personas han muerto a consecuencia de la violencia que azota la zona. En lo que va de 2010 se han registrado 500 asesinatos en la ciudad y en 2009 esa cifra fue de 2.600 personas. En los últimos días el aumento de la actividad de los narcotraficantes en la frontera ha sido un foco de tensión entre EE UU y México . El gobernador de Nuevo México, Bill Richardson , ha enviado incluso a la Guardia Nacional a la frontera para reforzar la seguridad. El asesinato, la semana pasada, de un granjero en el vecino Estado de Arizona, presuntamente cometido por narcotraficantes mexicanos, ha despertado la inquietud entre algunos sectores de la población en el suroeste de Estados Unidos.

El presidente Calderón pidió, en su última visita a Ciudad Juárez el pasado mes de marzo, la colaboración de EE UU para tratar de frenar la violencia . "El crimen organizado tiene su origen en dos fenómenos que afectan a ambos países. Son el consumo y el tráfico de drogas en y hacia Estados Unidos, y el tráfico de armas provenientes de Estados Unidos", según el presidente mexicano.