Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una semana entera festiva en Venezuela para ahorrar energía

"El objetivo fundamental de eso no es la flojera", dice Chávez

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha anunciado hoy que toda la próxima semana será festivo, la medida más extrema de ahorro tomada por el Gobierno del país suramericano desde que decretara la emergencia eléctrica nacional el pasado 8 de febrero. "Hemos decretado feriado (festivo) lunes, martes y miércoles", lo que sumado al jueves y viernes, festivos tradicionales por la Semana Santa, motivará que durante cinco días no haya actividad laboral. "Y el objetivo fundamental de eso no es la flojera", ha dicho Chávez en un diálogo informal con deportistas retransmitido por emisoras estatales de televisión.

"Hay que ahorrar energía. No se olvide nadie de apagar la luz y cerrar el grifo del agua", ha añadido al anunciar adicionalmente que en las próximas horas verificará las condiciones de la represa hidroeléctrica de El Guri, al este del país, que satisface el 70% del consumo nacional. De mantenerse el descenso diario de unos 13 centímetros del nivel de agua de El Guri, Chávez ha previsto que a mediados de junio próximo habrá alcanzado los 240 metros sobre el nivel del mar que señala "el nivel crítico" para el primero de dos grupos de turbinas.

El consumo en Venezuela

Además del ahorro, con multas y suspensiones del servicio para empresas y domicilios que no reduzcan su consumo en al menos un 20%, el Gobierno ha iniciado una ofensiva de compra internacional de equipos de generación termoeléctrica, a un costo de al menos un millón de dólares por megavatio, según ha calculado Chávez. Según el mandatario, que culpa a la sequía de la situación de la luz, ha subrayado que también se justifica su campaña de ahorro en que Venezuela es el país de mayor consumo per cápita de electricidad en Suramérica, lo que sugiere un "despilfarro generalizado" de energía, según ha remarcado el gobernante.

Chávez aseguró el 2 de marzo, al inaugurar una serie de plantas de energía dotadas de motores importados y que funcionan con derivados de petróleo, que la media de consumo eléctrico de 2.000 kilovatios-hora-habitante de América Latina es ampliamente superado en Venezuela con 4.126. También habló ese día de un supuesto plan opositor para sabotear sus directivas de reducción de consumo mediante "terrorismo", ya sea mediante la ruptura de equipos o con campañas de rumores. Según Chávez, la grave crisis energética que padece su país es consecuncia de una sequía provocada por el fenómeno climatológico de El Niño, a lo que sus opositores suman una supuesta falta gubernamental en inversiones oportunas en el sector.