Un coche bomba deja seis muertos en Colombia

Una versión oficial atribuye el atentado a las FARC, y otra, al narcotráfico

La explosión de un coche bomba en Buenaventura, principal puerto colombiano en el Pacífico, dejó ayer seis muertos, más de una cuarentena de heridos y pérdidas materiales millonarias. Ocurrió pasadas las nueve de la mañana (hora local) frente a la alcaldía y la fiscalía; las víctimas mortales eran vendedores callejeros y transeúntes que pasaban por el céntrico lugar, de calles estrechas, cerca de la bahía. Entre los heridos hay un policía, dos periodistas y cinco funcionarios de la fiscalía.

Las primeras versiones oficiales apuntaban a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) como autores del acto terrorista. Pero el fiscal nacional encargado del caso, Guillermo Mendoza, lo atribuyó a problemas ligados al narcotráfico, concretamente a un enfrentamiento entre bandas o como venganza por la reciente detención de uno de sus cabecillas.

"No nos dejaremos amedrentar por el terrorismo", dijo el secretario del Gobierno municipal, Henry Moreno. Las autoridades aseguran que el coche, un Mazda, fue abandonado la noche anterior y activado en un momento de congestión en esa zona, que sirve de punto de encuentro para reuniones callejeras.

Buenaventura, como toda la región del Pacífico colombiano, es una zona en disputa por los grupos armados; por este corredor, recostado contra la cordillera occidental, sale gran parte de la cocaína que viaja con destino a Centroamérica y Estados Unidos.

El de ayer no es el único hecho violento de estos días: el pasado lunes por la noche, en la carretera que une este puerto con Cali, la capital del departamento, fueron quemados siete camiones en un ataque que las autoridades atribuyen a las FARC.

La imagen de un conductor sentado junto a la carretera y llorando es el testimonio gráfico de esta tragedia, que dejó a varias familias sin su medio de vida. Según las víctimas, varios hombres que vestían prendas militares los obligaron a bajarse de los vehículos y a presenciar impotentes cómo los rociaban con gasolina y les prendían fuego.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Ayer, justo cuando ocurrió la explosión del coche bomba, en la alcaldía se organizaba un consejo de seguridad para evaluar los hechos ocurridos recientemente.

La difícil vigilancia del orden público en el lugar mantiene las alarmas encendidas. La Defensoría del Pueblo venía advirtiendo desde diciembre sobre la posibilidad de una acción como la perpetrada ayer. Las FARC, asegura un informe de este organismo, buscan recomponer sus milicias para, mediante actos violentos, recuperar su movilidad en la zona. Otra versión que ha podido conocer este periódico apunta a que el atentado de ayer pudo haber sido resultado de represalias entre esta vieja guerrilla y el grupo Los Rastrojos, al servicio del narcotráfico, por problemas en el negocio de la cocaína.

Ayer se celebró un consejo extraordinario de seguridad en Buenaventura que contó con la presencia del alto mando militar. El Gobierno también está en alerta, porque cree que las FARC pueden intentar mostrar su poderío en la antesala de las elecciones presidenciales del 30 de mayo.

Los siete candidatos que competirán en esta contienda celebraron su primer debate el miércoles por la noche. En él ganaron puntos el ex alcalde de Bogotá Antanas Mockus, candidato del Partido Verde, y Gustavo Petro, candidato de la izquierda democrática.

Un soldado colombiano permanece cerca de un cuerpo sin vida en el lugar del atentado en Buenavista.
Un soldado colombiano permanece cerca de un cuerpo sin vida en el lugar del atentado en Buenavista.AFP
Policías colombianos inspeccionan el cuerpo de una de las víctimas del atentado.
Policías colombianos inspeccionan el cuerpo de una de las víctimas del atentado.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción