_
_
_
_

Gaddafi declara la "guerra santa" a Suiza

El líder libio lleva al ámbito religioso su enfrentamiento con el Gobierno de Berna

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

El líder libio Muammar el Gaddafi ha ahondado su enfrentamiento con Suiza tachándola de "impía" y "apóstata" y declarándole la yihad (Guerra Santa) en un discurso pronunciado en Bengazi, la segunda ciudad de Libia. Gaddafi ha basado su discurso incendiario en la decisión, aprobada en referéndum en noviembre, de prohibir en Suiza la construcción de minaretes para las mezquitas.

"Es contra esa Suiza infiel y apóstata, que destruye las casa de Alá, contra la que debe ser proclamado un yihad que deberá ser llevado a cabo por todos los medios", ha afirmado Gaddafi. A continuación ha precisado que esa guerra santa "contra Suiza, contra el sionismo y contra la agresión extranjera no es una forma de terrorismo". "Cualquier musulmán que trate con Suiza es un infiel", ha añadido el líder libio.

Más información
Suiza vota en contra de la construcción de minaretes
Libia convoca al embajador de EE UU por comentarios mordaces sobre Gaddafi

Gaddafi ha llevado así al terreno religioso su contencioso con Suiza desencadenado por la detención, el 15 de julio de 2008 en Ginebra, del primogénito de Muammar el Gaddafi y de su esposa, acusado de malos tratos por sus sirvientes marroquíes. Éstos retiraron después su denuncia.

Cuatro días después de esa detención, Max Göldi y Rachid Hamdani, dos empresarios suizos afincados en Trípoli, la capital libia, fueron apresados por la policía e inculpados por infringir la legislación sobre inmigración y desarrollar actividades económicas ilegales. Tras múltiples peripecias, Göldi fue condenado a cuatro meses de cárcel, e ingresó esta semana en prisión. Mientras, Hamdani, absuelto, acaba de regresar a Suiza tras permanecer dos años retenido.

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_