Presos políticos cubanos piden a Lula que abogue ante Fidel y Raúl Castro por su liberación

Los opositores pertenecen al denominado grupo de los 75.- Abogan en especial por el prisionero de conciencia Orlando Zapata Tamayo, en huelga de hambre desde diciembre

En vísperas de la visita que realizará el miércoles a La Habana Luiz Inácio Lula da Silva, un grupo de 50 presos políticos cubanos han pedido al presidente brasileño que gestione su libertad cuando se entreviste con Fidel y Raúl Castro. Los opositores pertenecen al denominado grupo de los 75, y en una carta consideran que Lula puede ser un "magnífico interlocutor" para que el Gobierno cubano "se decida a acometer las reformas económicas, políticas y sociales urgentemente requeridas", así como "avanzar en el respeto de los derechos humanos, lograr la ansiada reconciliación nacional y sacar a la nación de la profunda crisis en que se encuentra''.

El documento está firmado por 42 disidentes en prisión y ocho que se encuentran con "licencia extrapenal'' por razones de salud, pero que pueden volver a la cárcel en cualquier momento. Todos fueron detenidos y condenados en la primavera de 2003, algunos a penas de hasta 28 años de cárcel, bajo la acusación de "conspirar" a favor de una potencia extranjera y de ser "mercenarios'' de Washington. "Nos dirigimos a Usted para solicitarle que en las conversaciones que sostendrá con los máximos representantes del Gobierno cubano contemple nuestra situación y la de los demás prisioneros políticos pacíficos cubanos y abogue por nuestra liberación'', expresa el documento.

Más información

Los opositores piden a Lula que se interese especialmente por el caso del prisionero de conciencia Orlando Zapata Tamayo, que "desde diciembre ha sostenido una huelga de hambre para reclamar sus derechos y hoy se encuentra en condiciones de salud peligrosas para su vida''.

Lula llegará a La Habana la noche del martes desde México, donde participará junto al presidente cubano, Raúl Castro, en una cumbre del Grupo de Río. En la isla tiene previsto reunirse con Fidel y Raúl Castro antes de terminar su mandato como presidente de Brasil, y dar un nuevo espaldarazo a las relaciones económicas entre ambos países.

Fuentes brasileñas dijeron que el país suramericano ya aprobó un conjunto de créditos a Cuba por valor de casi 1.000 millones de dólares, de los cuales 350 millones serán destinados a la compra de alimentos y unos 600 millones a iniciativas para la producción de arroz y caña de azúcar y la rehabilitación del puerto de Mariel, entre varios proyectos. Según Lula, existe "interés en hacer nuevas inversiones" en Cuba y de "contribuir a recuperar la red hotelera y las carreteras de Cuba". La petrolera Petrobras también pretende hacer inversiones para construir una fábrica de lubricantes en La Habana y realizar estudios de prospección en las aguas profundas de Cuba. Según el presidente brasileño, el propósito es que "todo esto pueda ser acordado este año".

En su carta, los prisioneros políticos cubanos ensalzan a Lula por lo logrado en su país gracias a la democracia y "el respeto a la libre expresión, la justicia social y el aliento a la creación", y piden que, con posterioridad a su visita, "los representantes diplomáticos brasileños a la vez que mantengan su relación con las autoridades cubanas, deberían escuchar las opiniones de la sociedad civil, incluidos los familiares de los prisioneros de conciencia y políticos, así como de la oposición pacífica".

Lo más visto en...

Top 50