Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlusconi "sueña" con ver a Israel como miembro de la UE

El primer ministro italiano inicia una visita de tres días y se dirigirá mañana a la Kneset

Difícilmente disfrutará Benjamín Netanyahu de un visitante extranjero que respalde las tesis israelíes del modo en que lo hace Silvio Berlusconi. Al igual que ha sucedido con Alemania días atrás, los gobiernos israelí e italiano celebrarán mañana una sesión conjunta por primera vez. Siete ministros acompañan en su visita de tres días a Israel al primer ministro italiano, que ha traído consigo varios bocetos de Leonardo da Vinci que serán expuestos en el Parlamento. El líder italiano se dirigirá a la Kneset el martes. Pocos primeros ministros suben al estrado para dirigirse a los 120 diputados israelíes.

A diferencia de los desencuentros diplomáticos entre el Ejecutivo hebreo y varios gobiernos europeos -Suecia, Noruega, Reino Unido, y también la Comisión Europea-, las relaciones con Roma son casi idílicas por mucho que Berlusconi haya advertido que persistir en la ocupación de los territorios palestinos "es un error".

"Yo tengo un sueño: que un día Israel pueda entrar en la Unión Europea", ha sido lo primero que ha dicho Berlusconi a su llegada. Aunque Israel no es miembro de la UE, es el país que goza de las relaciones más privilegiadas con Bruselas en materia económica, cultural, científica y deportiva.

Respecto al programa nuclear de Irán, el quebradero de cabeza del Gabinete de Netanyahu, la coincidencia es absoluta. "No se puede permitir", afirmaba el líder italiano la víspera de su llegada a Tel Aviv, "que armas nucleares caigan en manos de un país que quiere destruir Israel y niega abiertamente el Holocausto". A Berlusconi también le regalaron los oídos. "El primer ministro italiano es uno de los campeones de la paz y la libertad", sentenció Netanyahu.