Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU y China se enfrentan por Taiwán

Pekín advierte a Washington de que la venta de armas a Taipei dañará gravemente sus relaciones, muy tensas tras el ciberataque a Google en el país asiático

Las relaciones entre Estados Unidos y China, tensas tras los últimos roces en materia de derechos humanos y la polémica por el reciente ciberataque que sufrió el buscador de Internet Google en ese país, se han complicado aún más este viernes tras el anuncio del presidente Obama de su intención de aprobar la venta de un lote de armas a Taiwán por un coste de 6.400 millones de dólares (4.600 millones de euros). La reacción de Pekín, que mantiene su proclama soberanista sobre la región, no se hizo esperar y pocas horas después de que la Casa Blanca presentase al Congreso su proyecto lanzó una advertencia: si se lleva a cabo, la venta "perjudicará" el entendimiento entre ambos países y tendrá un "grave impacto negativo" en la cooperación bilateral, en palabras del viceministro de Exteriores chino, He Yafei, publicadas en la página web de su departamento.

La propuesta de la Administración Obama, remitida por la Agencia de Cooperación de Defensa y Seguridad del Pentágono, comprende la venta de sesenta helicópteros de combate Black Hawk UH-60 y 114 misiles Patriot de Capacidad Avanzada (PAC-3), así como un sistema de mando y control conocido como Sistemas de Distribución de Información Multifuncional. Estados Unidos también suministrará 12 misiles Harpoon avanzados que pueden ser utilizados en ataques terrestres y contra embarcaciones y dos buques barreminas de la clase Osprey.

El acuerdo ratifica a Estados Unidos como primer proveedor mundial de armas a Taiwán en virtud del acta de relaciones firmada en 1979 con Taipei para contribuir a la autodefensa de la zona, una ley redactada en el momento en el que Washington reconoció diplomáticamente al país como Estado independiente.

En situaciones similares anteriores, China ha respondido siempre a la venta de armas de Estados Unidos a Taiwán con una contundente declaración diplomática y el enfriamiento de las relaciones militares. En lo que se refiere a este último punto, hay que destacar que Pekín y Washington no han cooperado en proyectos militares desde que, en octubre de 2008, el entonces presidente George W. Bush anunciara la venta de un paquete de armas a Taiwán valorado también en 6.400 millones de dólares.

Pekín exige a Washington que cese su apoyo militar a Taiwán, añ que apunta con un millar de cabezas nucleares. Desde la toma de posesión del presidente Ma Ying-jeou, en mayo de 2008, Taipei ha lanzado una campaña de distensión y acercamiento económico a China. La isla, sin embargo, considera que debe mantener defensas adecuadas, ante la negativa china a renunciar al uso de la fuerza para lograr la unificación con Taiwán.