Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDUARDO FREI Candidato presidencial de la Concertación

"La Concertación tiene que hacer una renovación generacional"

Satisfecho y muy confiado tras su espectacular remontada en las encuestas, Eduardo Frei (Santiago de Chile, 1942) considera que su rival, Sebastián Piñera, al ser un hombre de negocios tendrá conflictos de intereses de llegar a la presidencia. El ex presidente chileno, que confía en volver a ocupar el Palacio de La Moneda tras las elecciones de mañana, recibe a EL PAÍS en su domicilio de Santiago, donde asegura que derogará la Ley de Amnistía que deja impunes crímenes de la dictadura militar.

Pregunta. ¿La Concertación sigue teniendo sentido 20 años después, con la democracia asentada y Pinochet fallecido?

Respuesta. Chile ha tenido históricamente un movimiento de centro-izquierda muy fuerte. Y uno de los grandes éxitos de la Concertación ha sido saber construir ese movimiento. Eso sí, tiene que modernizarse y hacerse más transparente. Pero sobre todo tiene que hacer una renovación generacional. Igual que la presidenta Bachelet ha implantado la paridad de género, nosotros tenemos que hacer un proceso especial para incorporar a gente de 30, 35 y 40 años para que asuman responsabilidades.

P. ¿Y usted, que ya ha ocupado el cargo, por qué vuelve?

R. Tomé la decisión en un momento que veía una coalición cansada, muchas veces con pesadumbre, que creía que iba a perder. Lo hice en la campaña municipal, fui nominado y me la jugué por lo que creo.

P. Después de que el candidato de izquierdas Marco Enríquez-Ominami obtuviera el 20% en la primera vuelta, usted dijo que había entendido el mensaje de la ciudadanía. ¿Cuál es ese mensaje?

R. Hay una reclamación muy fuerte contra el sistema político. No sólo de personas, sino también de la forma en que se trabaja, para tener una renovación de verdad, con una política mucho más transparente. El sistema de elección binominal molesta a todo el mundo. Además, la gente, en especial de clases medias y sectores marginados, sienten que el mercado regula todo y no es capaz de resolver sus problemas.

P. Su rival Sebastián Piñera es un conocido hombre de negocios. ¿Tendrá conflictos de intereses si gana?

R. La gente ha entendido lo que se define en esta elección: dos maneras de llevar el país. Y como dice la canción, "no es lo mismo". Somos muy distintos: en temas laborales, en la relación entre el dinero y la política o en temas de derechos humanos. Sobre el conflicto de interés, ha quedado clarísimo. Por ejemplo, en marzo se discutirá la televisión digital. No sé cómo se puede resolver eso. La televisión digital abre muchas posibilidades para la televisión pública, regional, educativa, cultural. Pero él es dueño de un canal de televisión. No tengo ninguna confianza en cómo se resolverá el tema si se actúa sobre la base del mercado.

P. El periodo de mandato es muy corto, cuatro años y sin reelección. ¿Lastra esto cualquier programa de Gobierno?

R. Yo siempre dije que no permite desarrollar políticas a largo plazo, pero la ventaja que hemos tenido es que la Concertación lleva 20 años aplicando las mismas políticas. Por ejemplo, el plan de hospitales de Ricardo Lagos no hubiera sido posible sin esa continuidad anterior y posterior. Pero hay muchas cosas por hacer. Los ciudadanos se sienten indefensos ante el sector privado y el público, y eso afecta principalmente a las clases medias. Somos un país que se ha modernizado en muchos campos, pero no en la política. Seguimos con un sistema de elección binominal que destruye la democracia. Ese cambio es fundamental.

P. Hace cuatro años, la entonces presidenta electa, Michelle Bachelet, dijo a estos mismos periodistas que iba a cambiar el sistema binominal. ¿Lo hará usted?

R. La derecha se ha opuesto a cambiarlo cada vez que lo hemos propuesto. Si no hay voluntad para cambiar, habrá que buscar otros caminos y modificar la forma de reelección de un parlamentario, modificar la forma de elección de las autoridades de los partidos. De continuar el sistema binominal, lo que se está desprestigiando es la autoridad, el poder y el sistema político.

P. Piñera ha dicho que no piensa variar las grandes líneas de gobierno que ha tenido Chile hasta ahora.

R. Ya, pero lo dice en los últimos días. Cuando la presidenta Bachelet ha propuesto importantes reformas, la derecha la ha acusado de populista y de querer destruir el país. Nunca han apoyado una reforma laboral en 20,años, y han presentado permanentemente proyectos de ley de punto final.

P. ¿Usted pedirá derogar la ley de amnistía?

R. Sí, estoy comprometido con eso. Chile ha hecho un gran aporte al proceso de reconciliación nacional, con largos años de sacrificios, con mucho esfuerzo para ir conociendo los casos a través de tribunales. Hay que mantener esto. Fue en mi Gobierno que se detuvo y procesó al ex jefe de la policía secreta [general Manuel Contreras]. No conozco otro caso semejante en América Latina.

P. Su padre, el ex presidente Eduardo Frei Montalva, fue envenenado por la dictadura de Pinochet ¿Esta experiencia le ha hecho ver de otra manera el tema de derechos humanos?

R. El tema general de derechos humanos, no. Desde fines del 74 comenzamos a conocer las historias [de violaciones a los derechos humanos]. Pero Chile no ha internalizado suficientemente que aquí hubo una organización para fabricar productos químicos, botulímicos, para eliminar personas. Muy pocas dictaduras, al menos en América Latina, lo hicieron.