Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Catástrofe en Haití

Cuba permite a EE UU usar su espacio aéreo para vuelos de evacuación en Haití

El acuerdo -un raro acercamiento diplomático entre La Habana y Washington- permite que las operaciones se lleven a cabo desde la base militar estadounidense en Guantánamo

En un raro acuerdo diplomático, el Gobierno cubano ha accedido a permitir que el Ejército estadounidense use su restringido espacio aéreo para los vuelos de evacuación médica con heridos en el terremoto de Haití, lo que reduce considerablemente el tiempo de vuelo hasta Miami, según anunció este viernes el portavoz de la Casa Blanca, Tommy Vietor.

El acuerdo permite que los vuelos de evacuación desde la base militar estadounidense en Guantánamo (Cuba), que sobrevuelen la isla en su camino hacia Florida, lo que reduce en 90 minutos los vuelos que normalmente tienen que rodear Cuba.

Los efectivos estadounidenses de rescate que han llegado a Haití han estado trasladando a los supervivientes heridos a Guantánamo para que puedan recibir tratamiento, pero algunas de las víctimas han sido enviadas a Florida para ser atendidas. Entre Estados Unidos y Cuba ya existe un acuerdo que permite utilizar el espacio aéreo cubano para vuelos médicos de emergencia, pero ahora Estados Unidos ha pedido que se extienda ese permiso de forma permanente y Cuba ha accedido.

Desde que asumió el poder el presidente estadounidense, Barack Obama, ha buscado suavizar la postura de línea dura de su predecesor, George W. Bush, respecto a Cuba. El año pasado, el Gobierno de Obama alivió las restricciones sobre los viajes de cubanos-estadounidenses a la isla y las remesas que envían a sus familiares en Cuba. Obama ha dejado en claro que el prolongado embargo comercial de Estados Unidos sobre Cuba seguirá vigente hasta que el Gobierno de La Habana lleve a cabo reformas democráticas.

Movilización militar

Obama anunció el jueves un plan de rescate para Haití que contará con una ayuda inicial de 100 millones de dólares (69 millones de euros). El mismo día ponían pie sobre el devastado terreno los primeros militares del Ejército de EE UU. Unos 3.500 efectivos de la 82ª División Aerotransportada ya están en camino hacia la isla caribeña desde Fort Bragg (Carolina del Norte), y el portaaviones Carl Vinson se avistará en breve desde Puerto Príncipe. Otros 2.200 marines esperan la orden de partir, informa Yolanda Monge.

"Ustedes no serán olvidados, no serán dejados en el desamparo", prometió el presidente a los haitianos -con una numerosa comunidad en Nueva York y Miami-, en una improvisada conferencia de prensa. Washington acaba de inaugurar una nueva era en sus relaciones con uno de los países más pobres y olvidados del mundo. Porque si la Casa Blanca ejercía hasta ahora una especie de protectorado sobre Haití -que se remonta a 1915, durante la presidencia de Woodrow Wilson (1913-1921) y su invasión del país caribeño, bajo el pretexto de pacificar las ciudades pero con la razón de proteger los intereses económicos extranjeros-, desde que el pasado martes la tierra decidiera condenar a una mayor miseria a la parte occidental de La Española, esa relación de protección y amparo parece llamada a convertirse en eterna.

Movilización estadounidense

- Personal militar. El Ejército estadounidense envía a 3.500 soldados de la 82ª División Aerotransportada. A esto se añade el despliegue de más de 2.000 marines.

- Personal sanitario. Más de 300 médicos han sido movilizados para dar asistencia sanitaria a las víctimas. Otros 12.000 han sido puestos en alerta para ser enviados.

- Navíos. Las primeras ayudas estadounidenses llegaron a Haití en buques del cuerpo de guardacostas. En las próximas horas o días llegarán a la isla un portaaviones, tres grandes buques de transporte de vehículos anfibios y un buque-hospital.

- Asistencia financiera. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha anunciado 100 millones de dólares (69 millones de euros) en ayuda de forma inmediata.

Más información