Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Normalidad en Cuba tras las evacuaciones preventivas por el poderoso seísmo que asoló Haití

Las autoridades activan la alerta por posibles réplicas del terremoto que llegó a sentirse en las provincias más orientales de la isla.- La Habana prepara el envío de ayuda inmediata

El terremoto de Haití no dejó daños ni secuelas en Cuba, aunque el movimiento sísmico fue claramente perceptible en algunas zonas de Santiago de Cuba y Guantánamo, las provincias más orientales del país. De modo preventivo, ante las posibles réplicas la defensa civil se activó de inmediato y puso en marcha el mecanismo de alerta por tsunami, que duró sólo unas horas. Pese a ello, en algunas localidades del oriente cubano, como Baracoa, se vivieron momentos de tensión al conocerse el riesgo de inundaciones.

Cerca de 30.000 personas, casi el 50 % de la población de Baracoa, fueron evacuadas hacia las partes altas de la ciudad y las montañas de este municipio, que fue castigado en septiembre de 2008 por el huracán Ike. En aquella ocasión se produjeron fuertes inundaciones y las autoridades movilizaron de sus hogares a 40.000 personas.

Aunque los preparativos para hacer frente a un ciclón son distintos a los de una alerta en caso de terremoto o tsunami, el sistema de la defensa civil cubano, famoso por su efectividad, reaccionó con rapidez. A las siete de la tarde, dos horas después de iniciada la movilización, la gente regresó a sus hogares cuando estuvo claro que el peligro había pasado.

Las autoridades informaron que en ningún punto costero de Cuba se produjo una sobre elevación del mar, que era el temor inicial al conocerse el riesgo de tsunami en la zona. En algunas zonas de Santiago de Cuba, donde se producen pequeños temblores de tierra con frecuencia, el terremoto de Haití se percibió con nitidez, dijeron algunos vecinos.

Por otro lado, las autoridades preparaban hoy el envío de un contingente adicional de médicos a Haiti, donde ya laboran 403 especialistas cubanos de la salud en Puerto Príncipe y más de 120 pequeñas localidades del país. El Ministerio cubano de Relaciones Exteriores informó de que en estos momentos trabajan en Puerto Príncipe unos 150 colaboradores, quienes brindan servicios de salud en dos hospitales de campaña instalados de urgencia para atender a los heridos. La Habana ha anunciado el envío inmediato de medicamentos y ayuda humanitaria, junto a varios equipos de médicos y paramédicos.