Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Basescu apuesta por la continuidad para salir de la crisis

El presidente de Rumania elige como primer ministro a su aliado centrista y jefe del actual gobierno interino, Emil Boc, que en octubre salió del Gobierno tras perder una moción de censura

El presidente de Rumania, Traian Basescu, ha nombrado este jueves primer ministro a su aliado centrista y jefe del actual gobierno interino, Emil Boc, del Partido Demócrata Liberal (PDL), para formar un gobierno estable cuyo cometido pase por aprobar los presupuestos para 2010 de manera urgente y desbloquear los préstamos de organismos internacionales.

"No puedo imponer un calendario al Parlamento pero quisiera resaltar que aún tenemos posibilidades de recuperar la financiación de los fondos internacionales si realizamos un gran esfuerzo," ha explicado el jefe de Estado, quien ha encomendado a Boc la creación del nuevo Gabinete hasta el 23 de septiembre. En el caso de que se adoptara el presupuesto, Rumania podría recibir el próximo 17 de febrero una ayuda de 2.300 millones de euros del Fondo Monetario que permitiría afrontar la grave crisis económica que está atravesando el país por la falta de inversión extranjera y el estancamiento del consumo interno.

Se prevé que Boc salga respaldado del Parlamento gracias al apoyo de la Unión Democrática de los Magiares (UDMR), el grupo de independientes y el de minorías nacionales, así como de su propio partido, por lo dispondría de una mayoría débil pero suficiente para reconducir el rumbo de la economía. Mientras tanto, el Partido Social Demócrata (PSD) y el Partido Nacional Liberal (PNL), segunda y tercera fuerzas políticas, consideraron su designación como "una oportunidad perdida del presidente para la reconciliación nacional". Los liberales esperaban que el recién elegido presidente propusiera un liberal como nuevo primer ministro.

Asimismo, el primer ministro designado, que ha mostrado su deseo de alcanzar un acuerdo con los liberales, ha reconocido que "se tomarán medidas drásticas que no atraerán la simpatía de los ciudadanos". "No recojo este mandato para ser populista sino para mejorar la vida de los rumanos", precisó. Por su parte, el ministro interino de Finanzas, Gheorghe Pogea, advirtió de que Rumania necesita más de 1.000 millones de euros para hace frente a los salarios de los funcionarios y las pensiones.

El actual primer ministro en funciones ha indicado también que pretende llevar a cabo las reformas de modernización del Estado y la reducción del número de parlamentarios, dos de las principales medidas durante la campaña de Basescu a las presidenciales que ganó por una estrecha diferencia de 70.000 votos frente a su rival socialdemócrata, Mircea Geoana.

Boc, que encabezaba el Gobierno rumano desde diciembre de 2008, perdió una moción parlamentaria el pasado mes de octubre dejando al país en el limbo gubernamental que agudizó una crisis que aún no ha llegado a tocar fondo y que congeló la ayuda financiera del FMI y la Unión Europea de unos 20.000 millones de euros.