Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Perú cesa a un jefe policial por la falsa banda de asesinos 'sacagrasas'

La investigación revela que sólo hubo una víctima, y no 60 como se anunció inicialmente

Las autoridades peruanas destituyeron ayer al jefe de la Dirección de Criminalística, Eusebio Félix, después de que anunciara la captura de una banda de asesinos en serie que presuntamente vendían la grasa corporal de sus víctimas. Félix anunció el mes pasado que cuatro sospechosos de asesinato eran pishtacos, criminales que, según un antiguo mito andino, rondaban por las montañas extrayendo la grasa de los viajeros.

De acuerdo con la leyenda, los pishtacos colgaban a sus víctimas por encima de velas y las calentaban para obtener la grasa. La policía afirmó inicialmente que la banda había asesinado a cerca de 60 personas y exportado su grasa a fabricantes de cosméticos italianos a cambio de miles de dólares. Al final, parece que sólo hubo una víctima.

Cuando anunció su presunto descubrimiento, la policía ofreció una conferencia de prensa en la que mostró lo que, según afirmaba, era grasa humana almacenada en una botella vacía de refresco. Sin embargo, ayer, tras semanas de dudas sobre el caso, la policía de Lima afirmó que la investigación había sido defectuosa. El general Miguel Hidalgo, jefe de la policía de Perú, afirmó abochornado que el escándalo "afecta a la imagen y a la respetabilidad de la policía".

La policía de Huanuco, que afirma que fue apartada de la investigación, declara que sólo había una víctima y que estaba relacionada con el tráfico de cocaína. La policía local cree que los presuntos asesinos, que permanecen detenidos, podrían haber embotellado la grasa de su víctima para intimidar a traficantes rivales.