Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere en prisión Susan Atkins, una de las más fieles seguidoras de Charles Manson

Fallece de cáncer cerebral a los 61 años.- Cumplía condena de cadena perpetua por participar en la serie de atroces asesinatos cometidos por la secta La Familia en 1969

Susan Atkins, una de las más fieles seguidoras del grupo de culto liderado por Charles Manson, y que cometió asesinatos atroces en 1969, ha fallecido en una prisión de California a los 61 años de edad a causa de un tumor cerebral, ha informado su marido.

"Susan falleció en paz, rodeada por sus amigos y seres queridos y por el increíble personal del Centro Cualificado de Enfermería de la Prisión Central de Mujeres de California", ha declarado su marido, James Whitehouse, por correo electrónico.

"Sus últimos momentos conscientes los pasó con su esposo y con su hermano, y sus últimos susurros fueron 'Amén'. Nadie en la faz de la Tierra ha trabajado tan duro como Susan para corregir un error incorregible", ha dicho.

Atkins estaba encarcelada a cadena perpetua desde 1971 por participar en ocho asesinatos relacionados con la secta de Manson, formada por hippies, criminales, prófugos e inadaptados sociales. Ella fue quien apuñaló a la esposa del cineasta Roman Polanski, Sharon Tate, embarazada de ocho meses. En el juicio, argumentó estar bajo los efectos del LSD en el momento del asesinato, pero no mostró arrepentimiento hasta una revisión de su condena años después. Según explicó la propia asesina a las autoridades en 1993, Tate rogó a sus asesinos que dejaran con vida al bebé que esperaba, a lo que ella respondió que no iba a tener misericordia.

Una vez en prisión, presentó una denuncia contra Manson y en 1974 se convirtió al Cristianismo, inspirada por la correspondencia que mantenía con otra integrante de la secta de Manson conocida como La Familia. En 1993, durante una audiencia, declaró que "es casi imposible comprender la demencia, y así es como vivía yo, en la demencia".

A comienzos de este mes, un tribunal de California le denegó una vez más y de manera unánime la petición de libertad condicional.