Cuba y China impulsan su relación con varios acuerdos económicos

El 'número dos' del Partido Comunista Chino visita la isla mientras el canciller cubano viaja al país asiático

Varios acuerdos económicos entre Cuba y China han reforzado la relación entre el país caribeño y el gigante asiático, que ya es el segundo socio comercial de la isla tras Venezuela. El presidente de la Asamblea Nacional de China, Wu Bangguo, también número dos del gobernante Partido Comunista de su país, se reunió ayer en La Habana con su colega cubano, Ricardo Alarcón, con quien presidió la firma de acuerdos financieros y comerciales bilaterales. Wu también se reunió con el presidente cubano, Raúl Castro, y ambos "constataron los excelentes vínculos bilaterales", informaron fuentes oficiales.

Por su parte, el canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, ha terminado hoy una visita de tres días a China, donde se reunió con el vicepresidente chino, Xi Jinping, y con el canciller Yang Jiechi, quienes coincidieron en la necesidad de mayorc ooperación entre las dos naciones, cuyas relaciones, destacó hoy Rodríguez, se encuentran "en el mejor momento de su historia".

Más información
China expande su poder en América Latina

Los acuerdos incluyen un nuevo crédito sin intereses del Gobierno chino al de La Habana, del que no se reveló el monto, y la apertura de una línea de crédito preferencial del Fondo China-Caribe para la "modernización" de puertos y emisoras de radio y televisión, informaron medios oficiales. Pekín también otorgará un crédito preferencial para que Cuba adquiera 10 buques de transporte de carga a granel y el Banco de Comercio Exterior chino, otro para "un programa de producción de receptores satelitales". Además, los convenios prevén estudios para un matadero y refrigerador para carnes y una fábrica de conservas y vegetales en Cuba, y varios donativos, incluida tecnología de oficina para el Parlamento de la isla.

Wu llegó el martes a La Habana para una visita oficial de 48 horas, parte de una gira por América que inició en Canadá y le llevará además a Estados Unidos y Bahamas. El visitante resaltó en su reunión con Alarcón que las relaciones bilaterales están en "su mejor momento en la historia" y celebró "los esfuerzos" cubanos por desarrollar su economía a pesar del bloqueo económico y comercial que aplica Estados Unidos desde 1962.

Por su parte, Alarcón dijo que las relaciones con Pekín "son estratégicas" para La Habana y recordó que la visita a la isla en noviembre pasado del presidente chino, Hu Jintao, profundizó su desarrollo. El general Castro y Wu expresaron luego "su satisfacción por los importantes acuerdos de cooperación suscritos", informaron fuentes oficiales.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

China es el segundo socio comercial de Cuba, tras Venezuela (les siguen Canadá, España y Estados Unidos), y el intercambio bilateral pasó de 800 a 2.200 millones de dólares entre 2004 y 2008.

Según fuentes chinas, Wu se reunirá en Estados Unidos con la presidenta del Congreso, Nancy Pelosi, y en Bahamas con los líderes del Senado y la Cámara de ese archipiélago, Lynn Holowesko y Alvin Smith, respectivamente. En Vancouver conversó con el ministro canadiense de Comercio Internacional, Stockwell Day.

Los viajes del presidente de la Asamblea Nacional de China y del canciller cubano se han producido en un año importante para los dos regímenes comunistas, dado que el cubano celebra el 50º aniversario de su Revolución y el chino seis décadas de la proclamación de la República Popular por Mao Zedong.

En Pekín, Rodríguez recordó que el año que viene se celebra el 50º aniversario de los lazos entre ambos países, establecidos el 2 de septiembre de 1960 de una curiosa manera, que el canciller relató a los periodistas chinos: "Ese día, más de un millón de personas se concentraron en la Plaza de la Revolución para escuchar a Fidel Castro, y allí mismo sometió a consulta popular si establecer o no relaciones con China.(...) Levantó la mano un millón de personas", contó.

Rodríguez Parrilla también recordó que en 1993, cuando muchos preveían la caída del régimen cubano por un efecto dominó tras colapsarse la URSS y por las dificultades económicas, "el único líder extranjero que visitó la isla fue el compañero Jiang Zemin (entonces presidente chino)".

El presidente cubano, Raúl Castro, y el presidente de la Asamblea Nacional China, Wu Bangguo, durante su reunión en La Habana.
El presidente cubano, Raúl Castro, y el presidente de la Asamblea Nacional China, Wu Bangguo, durante su reunión en La Habana.EFE / GRANMA

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS