Bastenier: "Ya no es tiempo de asonadas en América Latina"

El columnista especializado en temas latinoamericanos ha charlado con los lectores de ELPAÍS.com sobre la delicada situación de Honduras.

"A Zelaya se le elige con el beneplácito de la oligarquía como uno más de ellos y, casi de repente, experimenta una conversión paulina y comienza a hablar de gobierno para los pobres. Ni al primo de Luis XVI le dio tan fuerte". Así define el periodista especializado en temas latinoamericanos Miguel Ángel Bastenier la política del presidente de Honduras, Manuel Zelaya, en un encuentro digital con los lectores de ELPAÍS.com.

La situación en el país centroamericano es incierta. El ejército ha expulsado a Zelaya, y el presidente sustituto, Roberto Micheletti, se enfrenta al aislamiento internacional y a una huelga general para exigir el retorno del expulsado. "El apoyo internacional al presidente depuesto sirve para aislar a los golpistas y al presidente por ellos nombrado", opina Bastenier, "es un juego de tensión y de paciencia, pero los golpistas, aunque insisten en que lo suyo no ha sido un golpe, lo tienen difícil porque ya no es tiempo de asonadas en América Latina."

Un lector se mostró interesado en conocer si el golpe afecta sólo a la capital o también a las zonas rurales hondureñas. "De momento, sólo es un asunto de Tegucigalpa", respondió Bastenier, "porque el golpe es de palacio, de salones del poder para adentro, y sólo algo en las calles de la capital. El problema se plantea ahora si los partidarios de Zelaya van a hacer resistencia al golpe en los días venideros, lo que no parece seguro".

¿La solución? Para Bastenier, "que vuelva Zelaya, que se olvide del referéndum, y que las presidenciales de noviembre decidan hacia dónde quiere ir el país". "El único presidente de Honduras es Manuel Zelaya," concluyó, "todo lo otro es una farsa".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50