El Tribunal Internacional para Ruanda condena a 30 años de cárcel a un ex ministro

Callixte Kalimanzira ha sido declarado culpable por su participación en el genocidio de unos 800.000 tutsis y hutus moderados en 1994

El Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR) condenó este lunes a 30 años de prisión al ex ministro del Interiores ruandés Callixte Kalimanzira por su participación en el genocidio de 1994 en el país en el que fueron asesinados más de 800.000 tutsis y miembros moderados de la etnia hutu. El juez Dennis Byron, que emitió el veredicto en la sede del TPIR en Arusha, norte de Tanzania, concluyó que el 23 de abril de 1994 Kalimanzira acudió a las colinas de Kabuye, al sur de Ruanda, acompañado de soldados y policías para asesinar a miles de tutsis.

Byron añadió que Kalimanzira contribuyó asimismo en la provisión de armas a la milicia hutu extremista Interahmwe, que junto con soldados del Ejército y parte de la población civil, fueron los ejecutores del genocidio, que comenzó a principios de abril de 1994 y terminó en julio de ese año, cuando una rebelión armada tutsi puso fin a las matanzas.

El juez condenó además la negativa del ex ministro a desarmar a las milicias hutus en los últimos días del genocidio, y recalcó que "el acusado incitó a la multitud a seguir asesinando a sus vecinos tutsis". Igualmente, se lamentó de que Kalimanzira, quien tiene educación universitaria y ocupó distintos puestos de poder hasta su nombramiento como ministro, "abusara de la confianza pública y contribuyera a las matanzas".

Como factor atenuante, el juez especificó que el acusado "no mató personalmente a nadie y sólo permaneció brevemente en los lugares donde se cometieron los asesinatos". Además, valoró positivamente que Kalimanzira se entregara voluntariamente al Tribunal en mayo de 2005, período en el que vivía en Kenia con su familia.

El juicio contra Kalimanzira, que se inició el 5 de mayo del 2008, ha sido uno de los más rápidos en los 15 años de historia del TPIR, que en febrero condenó a 25 años de prisión al sacerdote católico Emmanuel Rukundo, tras hallarlo culpable de genocidio en las modalidades asesinato y exterminio.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS