La OTAN aprueba entrenar a fuerzas afganas de cara a las próximas elecciones en el país

La organización acuerda también una nueva misión antipiratería en el Índico

La OTAN ha aprobado formalmente enviar una misión de entrenamiento para las fuerzas de seguridad afganas el próximo otoño, y ha repasado las aportaciones de los aliados para garantizar la seguridad en las elecciones del 20 de agosto, que según prevén se celebrarán en un ambiente de especial violencia.

Los ministros de Defensa de los 28 países aliados, tras reunirse con el resto de las naciones contribuyentes a la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), han dado el visto bueno a las decisiones políticas adoptadas por los jefes de estado o gobierno en la Cumbre del pasado abril en Estrasburgo y Kehl.

En aquella cita los gobiernos ofrecieron su apoyo a la nueva estrategia para Afganistán del presidente estadounidense Barack Obama, que se resume en tratar de potenciar el lado civil, aumentar la ayuda económica y promover la "afganización" del conflicto. A corto plazo la prioridad es garantizar la seguridad en las próximas elecciones afganas del 20 de agosto.

Más información

Según el secretario general aliado, Jaap de Hoop Scheffer, entre 8 y 10.000 soldados serán desplegados para transportar material electoral, proteger a los observadores internacionales y garantizar la seguridad en tercera línea, tras la policía y el ejército afganos.

Nueva misión contra la piratería

La organización atlántica tiene también previsto aprobar este viernes el despliegue de una nueva misión contra la piratería en aguas del Índico. Con el nombre Escudo Oceánico, la misión comenzará en julio con la participación de fragatas y aviones de EE UU, Turquía, Grecia, Italia y Reino Unido y con el apoyo de Canadá, Ucrania y Rusia, según fuentes aliadas. La ministra de Defensa, Carme Chacón, ha asegurado a los periodistas que "España se alegra mucho" de la iniciativa acordada anoche de manera oficiosa junto a sus colegas aliados.

La agrupación marítima permanente número dos tomará cuanto antes el relevo de la número uno, cuyas cinco fragatas, entre ellas la española Blas de Lezo, desempeñan su labor en el Golfo de Adén hasta el próximo 28 de junio. Si se cumplen estos planes, España dejará de aportar una fragata a la lucha aliada contra la piratería, aunque mantiene la Numancia y la Marqués de la Ensenada, además del avión P3-Orión en la misión naval que paralelamente despliega la Unión Europea (UE) en la región.

"Tal y como España había solicitado, las agrupaciones marítimas permanentes de la OTAN van a seguir presentes y trabajando con la UE y terceros países en el reto complejo de erradicar la piratería", dijo Chacón a su llegada a la reunión del Consejo de Defensa de la Alianza Atlántica.

Los países que conforman la agrupación número dos son EE UU, Turquía, Grecia, Italia y Reino Unido, además de Alemania, que no participará porque ha decidido asignar su fragata en la zona a la misión europea Atalanta. Canadá ha expresado su disposición a enviar un barco y un avión a esta operación, lo mismo que Ucrania y Rusia.

Lo más visto en...

Top 50