Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brown anuncia un programa de reformas del sistema político

Una de las propuestas es un sistema para expulsar del Parlamento a diputados de los que se haya demostrado una conducta reprobable

El primer ministro británico, Gordon Brown, propuso este miércoles articular un sistema para expulsar del Parlamento a diputados de los que se haya demostrado una conducta reprobable y avanzó su interés por acometer cambios en el modelo electoral vigente, en lo que representan las principales novedades de la reforma del sistema político prevista por el Gobierno tras el escándalo de los gastos y con las que el mandatario pretende recuperar autoridad tras el período más crítico de su carrera .

En una comparecencia ante la Cámara de los Comunes después de la sesión de control, la primera tras la semana en la que vio su continuidad en juego, Brown dio a conocer tanto los planteamientos a corto plazo para reaccionar a la tormenta generada por los abusos de los parlamentarios, como las apuestas a largo plazo barajadas por su equipo para "limpiar" el aparato institucional en su conjunto.

Este primer paso, promovido para retomar el pulso ante su partido y los propios votantes aspira, según el mandatario, a reconectar a la ciudadanía con la clase política y superar el profundo descrédito que dejó como consecuencia la polémica generada por la serie que el diario Daily Telegraph publica desde el 8 de mayo y que se cobró víctimas políticas como el presidente de los Comunes, Michael Martin, quien dejará el cargo el próximo 22 de junio, y varios ministros del Gobierno, entre ellos la titular de Interior, Jacqui Smith.

En su intervención de este miércoles, Brown destacó la obligación de implicar a los británicos con la actividad del Parlamento y consideró que expulsar a quienes hayan mostrado una mala conducta pública contribuirá a que la sociedad vea su cámara de representantes un lugar al que los miembros "van por el servicio público".

"Todos debemos aceptar con humildad que la confianza ha sido sacudida en el momento en que la gente más nos necesitaba y que la maltrecha reputación de esta institución no podrá ser reparada sin un cambio fundamental", afirmó.

Así, además de las propuestas ya avanzadas en las últimas semanas, en las que se constató el acuerdo de los grupos para articular un regulador independiente que sustituya el actual control interno y la creación de un código estatutario de conducta, el primer ministro avanzó hoy el objetivo de introducir antes de verano una normativa que otorgaría poderes de "retirar" diputados con un comportamiento censurable, especialmente desde una perspectiva financiera, y convocar elecciones parciales en su circunscipción.

La propuesta deberá ser aprobada por la Cámara de los Comunes, en la que el primer ministro consideró esta jornada que el sistema vigente de administración, centrado en la Comisión de Estándares y Privilegios, ya no resulta "adecuado a lo exigido". Así, recordó que la última ocasión en la que un diputado fue expulsado de Westminster ocurrió hace 55 años y denunció que actualmente una persona pueda mantener su escaño incluso con una sentencia de un año de prisión, un mínimo que podría ser revisado.

En consecuencia, apeló a los grupos a acceder a un mecanismo por el que los parlamentarios puedan ser requeridos para afrontar su dimisión o someterse a unas elecciones parciales inmediatas. Para ello, el comportamiento deberá ser evaluado por el nuevo regulador independiente propuesto este miércoles y que aparecerá junto al código de conducta en una ley que se presentará en el Legislativo de manera urgente, para que pueda aprobarse en otoño, antes de que concluya el actual período de sesiones.