Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Kirchner o el caos

Oposición y peronistas critican duramente las palabras del ex presidente argentino, que amenaza con un regreso a la crisis de 2001 si no logra suficientes votos

Nosotros o el caos. En esos términos ha planteado el ex presidente argentino Néstor Kirchner (2003-2007) las elecciones legislativas del 28 de junio, que marcarán la mitad del Gobierno de su esposa, Cristina Fernández, que finaliza en 2011. No sólo la oposición ha criticado al actual presidente del Partido Justicialista (PJ, peronista), sino también sus propios seguidores, como el ex jefe del Gabinete de Ministros Alberto Fernández.

El lunes por la noche, en un acto en el estadio Luna Park de Buenos Aires, Kirchner pidió silencio a los bombos que sonaban durante su discurso antes de advertir: "Tengan en claro que, si no hubiera mayoría en el Congreso, Argentina volvería a caer en el vacío y en la crisis de 2001".

Hace ocho años, Argentina se hundía en una de sus peores crisis institucionales, políticas, económicas y sociales. Gobernaba por aquel entonces el radical Fernando de la Rúa, cuyo partido perdió las elecciones legislativas de octubre de 2001 y dos meses después dejó el Ejecutivo en manos del peronismo.

Uno de los que cuestionó la advertencia apocalíptica de Kirchner fue Alberto Fernández, que fue jefe de Gabinete durante todo su Gobierno y mantuvo ese cargo en la Administración de Cristina Fernández hasta que renunció tras el conflicto agrario, en julio pasado. "No comparto nada de eso, absolutamente nada. No hay ninguna posibilidad de volver a 2001. Kirchner le dio a Argentina una solidez económica y una tranquilidad social distinta", dijo Alberto Fernández, que el lunes fue suspendido como presidente del PJ de la ciudad de Buenos Aires por las diferencias en la composición de las listas de candidatos a diputado. En cambio, en la provincia de Buenos Aires (el mayor distrito de Argentina), el PJ tiene casi definida la postulación de Kirchner a diputado. Lo acompañará en la lista la actriz Nacha Guevara, que protagoniza un musical sobre Eva Perón.

El principal rival de Kirchner, según las encuestas, será un peronista disidente, el diputado y empresario Francisco de Narváez, que ha reaccionado en contra de los postulados del ex presidente. "No se entiende por qué, después de seis años de crecimiento extraordinario, aumentó la pobreza y la mortalidad infantil, ni por qué en mi provincia cada dos horas y media muere un chico por causas evitables", atacó De Narváez, que fue acusado la semana pasada por la Aduana argentina de mantener contactos telefónicos con un contrabandista de efedrina, sustancia química que se usa para elaborar drogas sintéticas. Tanto es así que la tercera en discordia de las elecciones bonaerenses, Margarita Stolbizer, de la centrista Coalición Cívica, ha pedido a De Narváez que suspenda su candidatura hasta que la justicia resuelva el caso.

Stolbizer será secundada por el radical Ricardo Alfonsín, hijo del recientemente fallecido ex presidente Raúl Alfonsín (1983-1989). Alfonsín también respondió a la amenaza de Kirchner de que Argentina pueda vivir una crisis como la de De la Rúa: "No; absolutamente, no".

En Córdoba, el candidato a senador Luis Juez, aliado de la Coalición Cívica, advirtió que el jefe del peronismo "es el principal destituyente; no debe haber una persona que trabaje más para el desprestigio de la figura presidencial que Néstor Kirchner". Durante el conflicto agrario del año pasado, Kirchner había acusado de "destituyentes" a los líderes de las entidades rurales al considerar que pretendían destituir a su esposa.

En una encuesta de la provincia de Buenos Aires, elaborada por la consultora Aresco, Kirchner marcha a la cabeza, con el 31,2% de la intención de voto, por encima del 26,2% de De Narváez y del 21,8% de Stolbizer, aunque la victoria del ex presidente supondría de todos modos la pérdida de numerosos escaños. En la ciudad de Buenos Aires, la conservadora Gabriela Michetti, en alianza con el peronismo disidente, obtiene el 30,2%, frente al 18,1% de Alfonso Prat-Gay, del frente integrado por la Coalición Cívica y la Unión Cívica Radical (UCR), el 12,3% del progresista Aníbal Ibarra, el 8,1% del izquierdista Fernando Pino Solanas y el 7,6% del posible candidato kirchnerista Rafael Bielsa.