Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía investiga los materiales utilizados en la construcción de las casas de L'Aquila

Las expertos denuncian que la utilización de materiales de baja calidad agravó las consecuencias de la tragedia.- La UE envía a expertos para evaluar los edificios que permanecen en pie.- El número de muertos asciende a 290.- Ayer por la noche se registró una nueva réplica de 3,1 grados

La Fiscalía de L'Aquila ha abierto una investigación por "desastre culposo" y ha pedido al ayuntamiento de esta ciudad, la más afectada por el terremoto del lunes 6 de abril, todos los proyectos de construcción de casas en la localidad en los últimos años, según ha anunciado el alcalde, Massimo Cialente. "No nos explicamos cómo algunas casas se han desplomado y otras no. Son casas que, en principio, no deberían haber caído. Debemos saber si han sido mal construidas", ha manifestado Cialente.

También preocupa la seguridad de los edificios que han resistido a las distintas réplicas. Tras el llamamiento realizado ayer por el Gobierno italiano, en el que pedía ayuda para evaluar los edificios que permanecen en pie, la Unión Europea ha anunciado hoy que enviará expertos a la zona; España, Francia, Grecia, Alemania y Suecia ya se han ofrecido a colaborar.

El fiscal general de L'Aquila, Alfredo Rossini, ha anunciado que se investigarán los materiales y métodos utilizados en la construcción de los edificios de esa ciudad, después de que estos cedieran "fácilmente" tras el terremoto, que se ha cobrado hasta el momento 293 muertos. Entre los edificios que se someterán a un peritaje están la Casa del Estudiante, una especie de colegio mayor, el Tribunal de la localidad y el Hospital de San Salvador. Según el presidente de la Asociación nacional de constructores (ANCE), Paolo Buzzetti, el "cemento armado, si hubiera cumplido las normativas, tendría que haber resistido" al movimiento telúrico.

Una teoría que confirma uno de los ingenieros de las fuerzas de Protección Civil, Paolo Clemente, quien asegura que "el cemento (utilizado en algunos de los edificios de L'Aquila) no era de calidad". Clemente ha agregado además que existen algunos "malos" constructores que "utilizan arena de playa que cuesta mucho menos que la arena de cantera" y ha puntualizado que el problema de este uso es que "además de las impurezas que presenta, se trata de una arena llena de cloruro, que con el paso del tiempo carcome el hierro".

Buzzetti viajará el próximo miércoles a L'Aquila junto a una comisión técnica de la ANCE para estudiar estos edificios y ha pedido que se reintroduzca la figura de los controladores que sigan las construcciones de los edificios desde su inicio hasta su final. Sobre la eventual mala construcción de éstos también se ha pronunciado el Predicador de la Casa Pontificia, el franciscano Raniero Cantalamessa, durante la celebración de la Pasión del Señor en el Vaticano y predicando ante el Papa. Cantalamessa se preguntó si algunos "solo buscaron el beneficio" en la construcción de las casas y agregó: ¿que les llevó a poner arena en lugar de cemento?".

Más de un millar de réplicas

Mientras los habitantes de la zona intentan poco a poco volver a la normalidad, siguen produciéndose réplicas del terremoto registrado el pasado lunes. La última se ha resgistrado a primeas horas de este sábado y ha sido de 3,3 grados de magnitud. Ayer por la noche tuvo lugar otra de 3,1 grados y su epicentro se situó entre las localidades de L'Aquila, Pizzoli y Collimento.

Desde el pasado lunes 6 de abril se han registrado ya un millar de réplicas de diferente magnitud. Según el sismólogo Thomas Brown, del Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología, seguirán registrándose réplicas que pueden durar varios meses.

Brown ha recordado que el terremoto se produjo en Asís-Colfioritto, en el centro de Italia, en septiembre de 1997 registró replicas durante seis meses. Ese temblor también tuvo lugar en la cadena de los Apeninos centrales, como el de ahora en los Abruzos.

El Consulado busca a la española desaparecida en la zona del terremoto en Italia

El Consulado español sigue buscando a una ciudadana española que podría encontrarse en la zona que el pasado lunes fue sacudida por un terremoto, causando casi 300 muertos, un millar de heridos y alrededor de 20.000 evacuados, según informaron a Europa Press fuentes diplomáticas.

Se trata de una mujer casada con un italiano y residente en L'Aquila desde hace años. Su nombre figura en las listas de ciudadanos españoles que viven en Italia de que disponen las autoridades españolas. La casa en que habitaba en L'Aquila es una de las afectadas por el terremoto y ha sido abandonada. Sin embargo, "su nombre no figura ni en las listas de fallecidos ni en las de heridos que ha facilitado la Protección Civil italiana, por lo que lo más probable es que se encuentre entre los damnificados en alguno de los hoteles o campamentos que han sido habilitados para ellos", explicaron las mismas fuentes.

Aun con todo, "nosotros seguimos buscando, a la espera de que las autoridades italianas publiquen la lista de evacuados y con la esperanza de que se encuentre entre ellos", aseguraron las mismas fuentes.

Más información