Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex presidente Echeverría, absuelto de los cargos de genocidio por la matanza de Tlatelolco

El mandatario mexicano era secretario de Gobernación en aquella época

El abogado Luis Echeverría Álvarez fue elegido presidente de México en 1970, pero dos años antes, cuando ocurrió la matanza del 2 de octubre de 1968 -aquel día decenas de estudiantes murieron tras una carga de soldados y paramilitares en la plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco-, ostentaba el cargo de secretario de Gobernación en el Gobierno del presidente Gustavo Díaz Ordaz. Desde noviembre de 2006, el ex presidente Echeverría vivía baja prisión domiciliaria al haber sido acusado por la fiscalía de un presunto delito de genocidio, del que, finalmente, acaba de quedar exonerado.

Un tribunal federal considera que la matanza del 2 de octubre sí fue un acto genocida, puesto que la represión policial tenía un objetivo muy claro: exterminar al grupo de estudiantes que se oponían al Gobierno del presidente Díaz Ordaz. Pero, de la misma forma, concluye que no existe ni "una sola prueba jurídica" en contra de Echeverría Álvarez, quien, según sus abogados, recibió la noticia con emoción "por no tener que pasar a la historia bajo el cargo infamante de genocida".

Su absolución, no obstante, no viene sino a poner al descubierto una vez más un asunto que sigue doliendo mucho en México: cuatro décadas después, aún siguen sin esclarecerse las circunstancias de la matanza. De hecho, y al hilo de la exoneración de Echeverría, el rector de la UNAM (la Universidad Autónoma de México), José Narros Robles, volvió a reclamar: "Nuestra permanente exigencia de que se aclaren los acontecimientos que provocaron la masacre del 68".

Por no conocerse, no se sabe siquiera cuántas personas murieron. La versión oficial de la época cifró en 20 los estudiantes muertos, pero investigaciones posteriores vienen a demostrar que fueron muchos más.

Las preguntas fundamentales -¿por qué?, ¿por orden de quién?, ¿cuántos murieron?, ¿cuáles son los nombres de los verdugos y de las víctimas?- siguen, 40 años después, sin una respuesta oficial.