Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía General de Venezuela pide que se encarcele al líder opositor Rosales

El alcalde de Maracaibo está acusado de enriquecimiento ilícito

La Fiscalía General de Venezuela pidió ayer a los tribunales que emitan una orden de detención contra el dirigente opositor Manuel Rosales, quien ha sido formalmente acusado por supuesto enriquecimiento ilícito después de que el presidente Hugo Chávez solicitara una investigación en su contra. A partir de hoy y en el transcurso de los próximos 20 días, un tribunal de control deberá decidir si Rosales será juzgado o no tras las rejas.

El 25 de octubre de 2008, el presidente Chávez anunció que su nueva misión sería llevar a Rosales a la cárcel, y desde entonces, la Asamblea Nacional y el Ministerio Público abrieron sendas investigaciones en su contra. "Estoy decidido a meter preso a Manuel Rosales. (...) Es que lo voy a meter preso. Sépalo el Zulia y sépalo Venezuela porque una calaña como ésa tiene que estar en prisión y no gobernando un Estado o gobernando un municipio. No puede estar suelto", dijo en aquella oportunidad. Mes y medio más tarde, Rosales fue imputado por cargos de corrupción.

El Ministerio Público no ha especificado cuáles son los casos puntuales sobre los que se sustenta la acusación. Sin embargo, la fiscal responsable de la investigación, Katiuska Plaza, adelantó que Rosales podría recibir una condena de entre 3 y 10 años de prisión, y en atención a "la magnitud del delito", justificó su solicitud de detención.

Hasta el momento, las actuaciones de la fiscalía se basan en dos informes, uno elaborado por la Contraloría General (Tribunal de Cuentas), y otro, por una comisión especial del Parlamento. El primero concluye que, mientras fue gobernador del Estado de Zulia, Rosales declaró la posesión de fondos y bienes que no se correspondían con su ingreso. En el segundo se señala a Rosales como responsable de supuestas irregularidades administrativas cometidas en el manejo de la Lotería del Zulia y en la donación de vehículos.

Manuel Rosales, actual alcalde de Maracaibo, ha sido gobernador del petrolero Estado de Zulia durante dos periodos consecutivos (2000-2008) y fue el candidato unitario de la oposición para enfrentarse a Chávez en las elecciones presidenciales de 2006. Tanto él como las organizaciones de oposición que le apoyan han calificado la acusación como una emboscada política y denunciaron que la fiscalía no ha permitido que sus abogados consignen las pruebas que demostrarían su inocencia. "Este pueblo se va a alzar, no podemos calarnos [soportar] que se viole la Constitución, que se violen las leyes de Venezuela, que criminalicen a quien a ellos les dé la gana", ha dicho el dirigente al conocer la noticia.

Este nuevo episodio de confrontación se produce en el marco del plan de recentralización del Estado emprendido por Chávez desde finales de noviembre, cuando los partidos de oposición ganaron las elecciones en cinco de las gobernaciones más importantes del país (Zulia, Carabobo, Miranda, Táchira, Nueva Esparta) y en la Alcaldía Mayor de Caracas. Además de Rosales, Chávez también amenazó esta semana con llevar a la cárcel al gobernador de Carabobo, Henrique Salas Feo, si se opone a la toma militar de los puertos, aeropuertos y carreteras que están bajo la jurisdicción de los Estados.