Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MIKOLAJ DOWGIELEWICZ Secretario de Estado polaco para la UE

"Hay que evitar que la crisis provoque turbulencias políticas"

La crisis ha golpeado con especial fuerza al este de Europa. Pero no se puede meter a todas las economías de la zona en el mismo saco, puntualiza Mikolaj Dowgielewicz, de 37 años, secretario de Estado para la UE de Polonia. "Cada país es diferente", afirma en una entrevista. "Es importante que la Unión tenga una respuesta común para la Unión y después tener en cuenta las necesidades de que cada uno de los países. No necesitamos un gran plan para Europa del Este [como ha pedido, sin éxito, Hungría]. No puede haber una línea divisoria entre occidente y el resto", advierte.

Lo cierto es que existen diferencias en el Este. Hungría, Letonia y Rumania han pedido ayuda al Fondo Monetario Internacional, mientras Bulgaria, Estonia y Lituania pueden acabar imitándoles. Otros países, como Polonia, República Checa, Eslovaquia y Eslovenia (estos dos últimos ya han adoptado el euro), aguantan mejor la crisis. Nadie está libre de las turbulencias. "Los países de la zona euro también pueden estar en una situación desesperada, con un déficit público disparado", afirma Dowgielewicz, que la semana pasada visitó Madrid para tratar algunos temas de la presidencia española de la Unión, que comenzará el 1 de enero de 2010.

"No puede haber una línea divisoria entre occidente y el resto"

Tres son los objetivos de Polonia en la cumbre europea que comienza hoy: "Es importante tomar medidas para mejorar la regulación del mercado financiero; otra cuestión clave es asegurarnos de que no destruimos el mercado interior, porque nos preocupa mucho el proteccionismo; por último, hay que garantizar la seguridad energética".

La amenaza del proteccionismo ha provocado diferencias en la UE. El secretario de Estado polaco opina que se han superado, en la medida en que, en la cumbre extraordinaria convocada a principios de marzo, "se lanzó un mensaje claro de unidad". "Ahora es necesario ejecutar lo acordado y para eso necesitamos una Comisión Europea fuerte", afirma. Puede haber, en su opinión, situaciones excepcionales para tiempos de crisis, pero en igualdad de condiciones para los socios. "Tenemos que estar seguros de que habrá un control adecuado y que las reglas sean respetadas por todos", añade. Pero de inmediato advierte: "Hay que evitar que esta crisis provoque turbulencias políticas en la UE; tendrían un efecto muy negativo y duradero".

Además de la crisis, otro tema clave es la estrategia en Afganistán. ¿Es necesario enviar más soldados? "Afganistán es una prueba de credibilidad muy importante para la UE, para la OTAN y para todo Occidente", responde sin dar más detalles. Dowgielewicz vería con buenos ojos que el próximo secretario general de la Alianza -el relevo es inminente- procediera de un país del este europeo. De hecho, uno de los nombres que se barajan para el cargo es el del ministro de Exteriores polaco, Radoslaw Sikorski. "Todavía es pronto para decir cuál será la decisión de la Alianza", dice.

Respecto a la instalación en territorio polaco de parte del escudo antimisiles de Estados Unidos, un proyecto acordado con George Bush y que actual presidente, Barack Obama, aún no ha confirmado, el secretario de Estado cree que hay que esperar: "Primero hay que ver qué decide la Administración norteamericana".