Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La nueva Casa Blanca

La retirada anunciada por Obama dejará hasta 50.000 soldados en Irak

EE UU sacará a dos tercios del contingente antes de agosto de 2010 y el resto a finales de 2011.- Decepción entre los demócratas

El presidente de EE UU, Barack Obama, ofrece un discurso a las tropas en Camp Lejeune, Carolina del Norte
El presidente de EE UU, Barack Obama, ofrece un discurso a las tropas en Camp Lejeune, Carolina del Norte AFP

Seis años después de la invasión de las tropas de Estados Unidos en Irak para derrocar al régimen de Sadam Hussein, Barack Obama pone fecha exacta para la retirada de las tropas de combate: 31 de agosto de 2010. A partir de ese día, EE UU dejará entre 35.000 y 50.000 soldados, de los más de 140.000 desplegados actualmente en el país árabe, para entrenar y ayudar a las fuerzas iraquíes, así como para labores de reconstrucción, hasta finales de 2011.

En un discurso sobre política militar ofrecido a las tropas en Camp Lejeune, en Carolina del Norte, Obama ha agradecido la labor de las fuerzas estadounidenses en brindar más estabilidad al convulso Irak, pero ha advertido de que "la situación aún no es segura" y que todavía pueden enfrentarse dificultades.

La nueva estrategia de salida será dos meses después de lo prometido por Obama durante su campaña electoral. El plan de 18 meses sustituye al de 16 y representa un compromiso entre el presidente y los mandos militares, que solicitaban 23 meses para dejar Irak y poner un punto de inflexión en una guerra que ha sido enormemente costosa para Estados Unidos, tanto en recursos económicos como en vidas: unos 4.250 soldados estadounidenses han perdido la vida desde que comenzó la invasión en marzo de 2003.

"Déjenme decirlo de la manera más clara posible: para el 31 de agosto de 2010 finalizará nuestra misión de combate en Irak", ha dicho el presidente estadounidense. "Completaremos esta transición a los responsables iraquíes, y traeremos de vuelta a nuestros soldados con el honor que se han ganado".

Con ese calendario, tanto la Casa Blanca como el Ejército creen que pueden quedar cimentados los avances conquistados en cuanto a la seguridad, fortalecidas las instituciones políticas y asegurado todo lo posible que Irak no caiga en una espiral de violencia y caos como la vivida anteriormente. Algunos analistas consideran que para evitar que Irak regrese al caos, Washington necesitará utilizar una diplomacia ágil para sofocar nuevos conflictos entre los diferentes grupos religiosos que viven allí. Asimismo, esta política de retirada subraya la intención de la Casa Blanca de cambiar su atención de Irak a Afganistán, y reducir así considerablemente el dinero destinado a una guerra que ha costado miles de millones de dólares a los estadounidenses.

Distintas funciones

Los hasta 50.000 soldados que se mantendrán en territorio iraquí a partir de ese agosto tendrán otras funciones, como labores de ayuda en el entrenamiento del Ejército iraquí y cobertura de seguridad para el desarrollo de proyectos internacionales y delegados diplomáticos. Una parte de ese grueso trabajará asimismo en algunas operaciones antiterroristas.

De manera gradual, los soldados estadounidenses irán regresando a casa hasta no quedar ninguno en Irak, tal y como se comprometieron los dos países. La anterior Administración estadounidense firmó un pacto de seguridad con el Gobierno iraquí y aprobado por el Parlamento que ponía como fecha límite de la retirada total el 31 de diciembre de 2011. Obama aseguró que su intención era reducir el número de militares hasta "cero" para esa fecha.

Malestar demócrata

Obama desveló ayer su plan para Irak en una reunión con congresistas, y entre los líderes demócratas causó cierta consternación la decisión de dejar 50.000 soldados, según informa el diario The Guardian. Algunos congresistas, que se oponen a la guerra de Irak, comunicaron al presidente su malestar por dejar para esa fecha una cifra tan elevada de soldados.

El calendario de retirada no es la única iniciativa importante que toma Obama con respecto a la guerra de Irak. El mandatario estadounidense ya presentó ayer su primer presupuesto en el que recorta el gasto para los conflictos en Afganistán e Irak. Las dos contiendas recibirán 130.000 millones de dólares en el año fiscal que empieza en octubre de este año y se extiende hasta octubre de 2010. Esto supone 11.500 millones de dólares menos, un 8% por debajo de lo que planeó el año anterior y lejos de las necesidades que los jefes militares habían presentado a la Casa Blanca.

Obama promete un acercamiento a Siria e Irán

Aprovechando el anuncio de la retirada de tropas de Irak, el presidente Barack Obama ha mostrado hoy la intención de su Gobierno de propiciar un acercamiento "sostenido y guiado por principios y guiado por principios" con todos los países en Oriente Medio, "incluidos

Irán y Siria".

En un discurso en la base militar de Camp Lejeune, en Carolina del Norte, donde trazó un calendario para la retirada militar de Irak, Obama afirmó: "No podemos hacer frente a los desafíos regionales de manera aislada. Necesitamos una estrategia más sensata, más sostenida y exhaustiva".

Más información