Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prohibido publicar fotos de la madre de Mohamed VI

La policía marroquí registra un semanario que pidió permiso al rey para dar imágenes de su progenitora

Nouredin Miftah, el director de Al Ayam, el principal semanario marroquí en árabe, pidió por escrito al palacio real la autorización de publicar algunas fotografías de la madre del rey Mohamed VI, Lalla Latifa, y de la abuela, Lalla Abla. Ambas son personajes casi desconocidos para los marroquíes porque nunca sus esposos, los reyes Hassan II y Mohamed V, aceptaron que fueran retratadas para salir en la prensa.

Miftah no recibió una respuesta escrita a su solicitud, pero el martes por la noche el director de la Brigada Nacional de la Policía Judicial y una veintena de agentes se presentaron en la sede del semanario con un mandato judicial para registrarla y detener a su máximo responsable y a su redactora jefa, María Moukrim.

Ninguno de los dos estaba allí. Ocho agentes se dirigieron entonces al domicilio de la periodista para apresarla mientras que los demás recurrieron a una técnica de triangulación para averiguar de dónde partían las señales del móvil de Miftah, según informa la prensa marroquí. Le localizaron en casa de un amigo y allí le echaron el guante.

El director y su redactora jefa fueron interrogados esa noche y al día siguiente y asistieron además a un segundo registro de la sede de Al Ayam. La policía se incautó, por fin, de las famosas instantáneas. Estas habían sido entregadas a María Moukrim, en París en 2005, por el nonagenario François Cléret, el médico francés de Mohamed V y también de Hassan II al principio de su reinado.

"La policía ha trasladado el resultado de sus pesquisas al fiscal del rey y éste debe decidir ahora si nos procesa", explica Moukrim, premio nacional de periodismo en Marruecos, en conversación con este corresponsal. Ella y su director ya fueron condenados, en noviembre de 2005, a cuatro meses de cárcel -no llegaron a ingresar en prisión- y a 100.000 dirhams (9.500 euros de multa) por "publicar sin autorización fotos de miembros de la familia real".

Un decreto de 1956, el año de la independencia de Marruecos, somete a autorización previa la publicación de fotos del rey y sus familiares aunque en la práctica no se aplica cuando las instantáneas son distribuidas por la agencia oficial MAP. Para cumplir con la ley y no volver a ser juzgados, como en 2005, el director de Al Ayam, pidió esta vez permiso por escrito, pero el resultado fue casi peor.

Al Ayam publicó un comunicado en el que critica "los procedimientos excesivos" de la policía judicial. Para protestar su director dimitió de su cargo de secretario general de la Federación Marroquí de Editores de Periódicos. La prensa independiente de Marruecos se ha solidarizado con el semanario. La ONG Reporteros Sin Fronteras denunció el viernes las "crecientes presiones políticas y judiciales" a las que está sometida la prensa marroquí.

Versión en francés (version française)