El Senado de EE UU suaviza la polémica cláusula 'compre estadounidense'

El texto aprobado, que adopta medidas proteccionistas, introduce una enmienda que garantiza el cumplimiento de los acuerdos internacionales de libre comercio

El Senado de Estados Unidos ha respaldado este martes por abrumadora mayoría una forma suavizada de la polémica cláusula buy american (compre estadounidense), que forma parte del plan de estímulo económico de 900.000 millones de dólares promovido por el presidente Obama. Ante los recelos que desde un principio despertó su redacción original en el resto del mundo por su carácter proteccionista, los legisladores han decidido incluir una enmienda para tranquilizar a los socios comerciales del país y garantizar que se cumplirán todas las obligaciones contraídas en los acuerdos internacionales.

En la versión ya aprobada en la Cámara de Representantes, la cláusula obligaba a que los proyectos de infraestructura que se sufraguen con fondos del plan de estímulo utilicen hierro y acero estadounidenses. En el texto aprobado por el Senado, la cláusula se extiende también a los productos manufacturados, pero añade una enmienda que exige que la disposición sea "aplicada de manera coherente" con los tratados de libre comercio o los pactos firmados por EE UU al amparo de la Organización Mundial del Comercio.

El propio Obama, que no quiere provocar una guerra comercial con Europa o Canadá, manifestó la pasada madrugada su oposición a la cláusula, que calificó de "proteccionista", informa Sandro Pozzi. En una entrevista con la cadena Fox, el presidente afirmó: "Estoy de acuerdo con que no se puede lanzar este mensaje", dijo, a la vez que consideró un error que se esté dando la imagen de que EE UU afronta la crisis sin una acción concertada con el resto del mundo. En otra entrevista con la cadena Abc, añadió: "Creo que tenemos que asegurarnos de que ninguna de las disposiciones que tomemos provoque una guerra comercial".

Europa no es la única que se ha mostrado preocupada en los últimos días. Canadá ha advertido de que si EE UU se adentra en la senda del proteccionismo, podría agravar la recesión mundial. Tanto el Fondo Monetario Internacional como el Banco Mundial alertan de los efectos de una mayor caída del comercio.

La industria también hace escuchar su voz. El sindicato del sector del acero considera que el concepto de compre estadounidense está lleno de mitos, y explica que se trata de ser "económicamente patriotas". "Nadie aboga por cerrar las fronteras al comercio", precisó Thomas Conway, su vicepresidente. "Estamos haciendo lo que ya hicieron países como Francia o China: asegurar que el dinero del contribuyente se usa para comprar productos producidos en nuestro país y crear empleos en casa", añadió.

El sector siderúrgico es uno de los más castigados por la crisis. La modernización de puentes, carreteras y otros proyectos pueden aportarle un importante balón de oxígeno. Pero los expertos recuerdan que hay productos siderúrgicos de alta calidad que deben ser comprados forzosamente en el extranjero, como los que se utilizan en el automóvil.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS