Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La amenaza de los 'narcosicarios' colombianos cruza el Atlántico

Torturado y acribillado en Cali el hermano de un 'capo' asesinado en Madrid

Leónidas Vargas, un reconocido narcotraficante colombiano de 59 años, fue asesinado el pasado jueves en su cama del hospital 12 de Octubre de Madrid. Un sicario entró en su cuarto y le disparó cuatro tiros en la cabeza con su pistola de calibre nueve milímetros con silenciador. Su hermano Fabio, de 47 años, fue acribillado a tiros al día siguiente en Pradera, un municipio situado en las faldas de la cordillera central, al sureste de Colombia, en el departamento de Valle del Cauca.

¿Existe alguna conexión entre estos dos crímenes ejecutados casi de manera simultánea? Así lo creen las policías de Colombia y España, que creen que se trata de un ajuste de cuentas entre bandas de narcotraficantes que se disputan el control del negocio.

El cadáver de Fabio, con la cabeza tiroteada bajo una bolsa de plástico, y con señales de tortura, fue encontrado por la policía el pasado sábado en un cañaveral a la salida de esa pequeña población, situada a sólo 30 kilómetros de Cali, capital departamental y tercera ciudad de Colombia.

A su lado yacía el cuerpo de Liliana Lozano, actriz y modelo de 30 años. Los dos estaban amordazados y maniatados. Él, en pantalón corto; ella, en pijama. Con la etiqueta NN -cuerpos sin identificar- ingresaron en la morgue de Pradera. Finalmente, el martes por la noche se confirmó la identidad de los dos cuerpos. Pero quedaba aún por esclarecer si se trataba del hermano del capo asesinado en España.

Las coincidencias eran muchas, pero la policía esperaba los resultados del estudio del Departamento de Investigación Criminal. Al mediodía de ayer, Diana Sánchez se presentó en la morgue para reclamar el cadáver de su ex esposo, confirmando las sospechas de las autoridades colombianas sobre su identidad.

Las primeras pesquisas indican que al conocer el asesinato de su hermano en España, Fabio se desplazó en avión de Bogotá a Cali con Liliana, con la que llevaba más de tres años de relación afectiva. Pero en la noche del viernes, hombres armados los secuestraron en su hotel y los condujeron al paraje donde fueron torturados y asesinados. Algunos vecinos alcanzaron a oír gritos que exigían respuesta sobre la ubicación de una caleta (escondite de dinero) antes de escuchar los disparos.

Leónidas y su hermano eran oriundos de Caquetá, un departamento situado al sur del país. Liliana había nacido en una pequeña población cerca de esta capital, y fue hace 10 años candidata a ser nombrada reina del café en un concurso de belleza celebrado en esa región colombiana, sacudida desde hace décadas por la guerrilla y el narcotráfico.

A finales de los años ochenta, Leónidas era llamado el Rey del Caquetá, en referencia a su poder como capo del narcotráfico. Medró de la mano de Gonzalo Rodríguez Gacha, el segundo en el escalón de mando del entonces temido cartel de Medellín, encabezado por Pablo Escobar.