Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Destituido el responsable de orden público griego por la crisis social

El primer ministro griego remodela su Gobierno movido por las revueltas tras la muerte de un joven.- Cuatro pequeños atentados se registran en Atenas

La grave crisis griega desatada tras la muerte del joven de 15 años que murió a causa del disparo de un policía el pasado 6 de diciembre se ha cobrado las primeras víctimas políticas semanas después del suceso. El primer ministro griego, Kostas Karamanlis, ha cesado al viceministro del Interior, Jristos Markoyanakis, encargado del orden público, según han informado fuentes gubernamentales griegas.

En una remodelación de su gabinete, Karamanlis ha sustituido también a los ministros de Educación, Evripisdis Stilianidis, y de Economía, Giorgos Alogoskufis. En cambio, permanece en su puesto el ministro del Interior, el criticado Prokopis Pavlopulos.

La muerte de Alexandros Grigoropulos, de 15 años, por un disparo policial en Atenas desató una fuerte ola de violentos disturbios en Grecia (la peor en 23 años, según los analistas) Las principales calles de la capital se convirtieron en escenario de enfrentamientos entre la policía y miles de manifestantes, que lanzaron bombas incendiarias y piedras contra edificios oficiales, bancos y comercios.

Muchos manifestantes en pie de guerra pedían la destitución del primer ministro, Kostas Karamanlis, del derechista partido Nueva Democracia, pero pudo aguantar el azote más fuerte de las revueltas que duraron más de 15 días y colocó al país al borde del abismo.

Sigue la violencia

De hecho, la crisis social todavía colea en Atenas. Esta mañana se han registrado cuatro atentados perpetrados por desconocidos, que ocasionaron daños materiales sin causar víctimas, según han informado fuentes policiales.

Un ataque se ha producido contra una oficina local del partido gubernamental conservador Nueva Democracia, en el barrio Petrupolis, en el oeste de la capital. En una llamada telefónica al canal ateniense Skai, un grupo que se ha identificado como "los conocidos desconocidos", dijo haber cometido ese atentado en protesta por la muerte del adolescente Grigoropulos.

Además, el cuartel de la policía en el barrio de Ano Patisia, (noroeste de Atenas), y la sucursal de un banco en la avenida Parnithas, (noreste), han sido objeto de ataques con bombas incendiaras.