Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama rompe su silencio sobre el conflicto en Gaza

El presidente electo de EE UU muestra su "profunda preocupación" por la muerte de civiles durante la ofensiva

En Washington, el presidente electo Barack Obama ha roto hoy su silencio acerca de la guerra en Gaza y ha expresado su "profunda preocupación" acerca de la pérdida de vida de civiles en la ofensiva que ha dejado más de 630 muertos en 11 días de ataques.

Las declaraciones de Obama se han producido al ser consultado sobre el ataque a una escuela de la ONU llena de refugiados palestinos, que ha dejado al menos 40 muertos. "La pérdida de vidas de civiles en Gaza e Israel es una fuente de profunda preocupación para mí", ha dicho el mandatario electo.

Sin embargo, ha recalcado que se adhiere a sus principios de que sólo el presidente George W. Bush es la voz de la política internacional en estos momentos, y que después de asumir la jefatura de la Casa Blanca el 20 de enero dará más opiniones sobre el conflicto.

La Casa Blanca ha reiterado hoy su llamamiento a Israel para que evite en lo posible que se registren víctimas civiles, después del bombardeo de la escuela de la ONU. Ha insistido en que, si bien Estados Unidos quiere que se acuerde un alto el fuego en la franja de Gaza, cualquier pacto deberá ser duradero, sostenible e indefinido. Además, ha indicado que,mediante la visita que la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, va a realizar hoy a la sede de la ONU, Washington quiere demostrar que está abierto a distintas fórmulas para lograr el cese de las hostilidades.

Brown: "Es el momento más oscuro de Oriente Próximo"

Por su parte, el primer ministro británico, Gordon Brown, ha calificado este conflicto como "el momento más oscuro de Oriente Próximo", y que esperaba que se encuentre una base para un alto el fuego inmediato en Gaza. "Obviamente, depende de lo que hagamos con los cruces fronterizos, con los túneles, con el suministro y el tráfico de armas y qué seguridad podamos darle a la gente de Israel y a los palestinos".

En tanto, la canciller alemana, Angela Merkel, que hasta ahora había responsabilizado sólo al movimiento integrista Hamás de la escalada de violencia en Gaza, también ha expresado hoy su "profunda preocupación" por la "situación de la población civil en Gaza, que empeora de forma creciente". A través de un comunicado hecho público hoy en Berlín por el portavoz del Gobierno, Ulrich Wilhelm, y sin dirigirse directamente a Israel, Merkel demandó que "se garantice el abastecimiento humanitario con bienes, víveres y medicamentos" de la población de la franja de Gaza.