Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los gobernadores de EE UU piden a Obama un salvavidas

La crisis económica está golpeando duramente los presupuestos estatales, por lo que piden más recursos en infraestructuras y ayuda a los más pobres

Los gobernadores de EE UU han pedido hoy al presidente electo, Barack Obama, que inyecte dinero en infraestructuras y ayudas a los pobres, para hacer frente a la crisis ecónomica que está golpeando duramente los presupuestos estatales. Obama, que asumirá la presidencia el 20 de enero, ha prometido incluir a los Estados en sus planes para sacar al país de la recesión y crear o salvar 2,5 millones de empleos.

Obama y su vicepresidente, Joe Biden, se han reunido hoy con los gobernadores en Filadelfia, en su primera visita a un Estado desde su triunfo en las elecciones presidenciales del 4 de noviembre, para tratar sobre la crisis económica y sus consecuencias a nivel estatal y local.

"No les pediré simplemente que me ayuden a poner en marcha nuestro plan de recuperación económica. Les pediré que me ayuden a diseñar ese plan... Así es como haremos crecer nuestra economía, desde la base", ha dicho Obama a los jefes estatales, entre los que se encontraba Sarah Palin, gobernadora de Alaska y ex candidata republicana a la vicepresidencia. "Les voy a escuchar, especialmente cuando estén en desacuerdo, porque una de las cosas que me ha ayudado mucho en mi carrera es descubrir que no lo sé todo".

El presidente electo propuso una "firme alianza" entre el Gobierno federal y los locales para acometer los graves problemas económicos y tendió una mano a los republicanos, al afirmar que "durante las elecciones competimos animadamente, pero cuando se acaba ese periodo llega el momento de gobernar, y ese momento ha llegado ya". Otro de los asistentes entre los casi 50 gobernadores presentes en la reunión ha sido Arnold Schwarzenegger, quien declaró ayer la emergencia fiscal y convocó a los legisladores a una sesión especial para atacar un aumento en la brecha presupuestaria estatal.

Más dinero para infraestructuras

El gobernador de Pensilvania, Ed Rendell, de quien se especula será el nuevo secretario de Energía de Obama, ha iniciado la reunión presionando al Congreso para que extienda los beneficios para el desempleo y aumente la disponibilidad del programa de bonos de alimentación. "Esas son cosas que no nos llegan a nosotros como gobernadores, no llegan a nuestros presupuestos, pero ayudan a nuestros ciudadanos", ha asegurado.

Rendell, presidente de la Asociación Nacional de Gobernadores, afirmó ayer que "sin la ayuda del Gobierno federal tendremos que recortar programas y/o aumentar los impuestos, y cualquiera de las dos cosas tendría un efecto aún peor en nuestras economías. Simple y llanamente, necesitamos ayuda". Los gobernadores han pedido al menos 40.000 millones de dólares para hacer frente a los gastos sanitarios de los más desfavorecidos y en torno a los 130.000 millones en inversiones en infraestructuras, como una vía para reactivar la actividad económica.