Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno indio acusa del ataque a Bombay a terroristas "de fuera"

El primer ministro indio dice que los terroristas tenían su base en el exterior de India, en alusión a Pakistán.- Tres de los detenidos confiesan su pertenencia a un grupo islámico paquistaní

Tres de los terroristas implicados en los ataques que este jueves asesinaron a más de un centenar de personas en Bombay han confesado su pertenencia a la célula rebelde con base en Pakistán, Lashkar-e-Taiba (Ejército de los Puros), según ha informado el diario 'Hindu'. Lashkar-e-Taiba, uno de los grupos milicianos islamistas más influyentes en Asia, había negado este jueves su implicación en los atentados.

Esta confesión refuerza la teoría predominante en India, donde se cree que los terroristas vienen de fuera o al menos tienen "conexiones con el exterior". Así lo afirmó este jueves el primer ministro indio, Manmohan Singh, en un mensaje por televisión a sus ciudadanos en el que informaba de la situación tras la oleada de atentados. El jefe del ejecutivo indio apunta así a sus vecinos musulmanes, Pakistán o Bangladesh, idea que ha reforzado un responsable militar, que dice que los terroristas llegaron de Pakistán.

"Es evidente que el grupo que llevó a cabo los ataques, con base fuera del país, vino con la única intención de crear el caos en la capital comercial del país. Los ataques, bien planeados y orquestados, probablemente con conexiones externas, tenían la intención de crear una sensación de terror al elegir objetivos de perfil alto", ha dicho el primer ministro. Por ello, ha anunciado que su Gobierno va a intentar "atajar el uso que hacen los terroristas" de los países vecinos para lanzar ataques contra India. Sin mencionarlo, Singh estaba apuntando el dedo hacia el vecino Pakistán, con quien tiene conflictos abiertos, como el fronterizo de Cachemira, que ha originado ya violencia y atentados. Este jueves, ha quedado suspendido un encuentro entre los ministros de Interior de ambos países. También enn otras ocasiones ha acusado a Bangladesh, cuya población es mayoritariamente musulmana, de actos terroristas.

Con esta declaración, el primer ministro niega implícitamente credibilidad al grupo integrista islámico Deccan Muyaidín, una organización desconocida que toma su nombre de una meseta del sur de la India y que anoche reivindicó los atentados en un mensaje remitido a varios medios de comunicación. Según informan los medios locales, los terroristas llegaron en botes a las playas de Bombay, desde donde se desplegaron por la ciudad, lo que reforzaría la idea de su procedencia foránea.

"Restringiremos la entrada de personas sospechosas en el país", ha dicho Singh, que también ha aprovechado para condenar los atentados y expresar sus condolencias a las familias de las víctimas. Aunque ha alabado el "coraje" de la Policía, ha prometido reformar las fuerzas de seguridad con la creación de una Agencia Federal de Investigación, una propuesta que ha cobrado fuerza durante los últimos meses. La India ha sufrido este año varios atentados con bombas en distintas ciudades.