Las lluvias causan 84 muertos y miles de desplazados en Brasil

El número de víctimas podría aumentar pues hay regiones incomunicadas

El estado brasileño de Santa Catarina, en Brasil, está de luto. Las lluvias torrenciales caídas sobre la región han producido ya 84 víctimas mortales, cientos de heridos y 54.000 desplazados.

Las ciudades más afectadas, y que ayer estaban ayer prácticamente aisladas, son Benedito Novo, Rio dos Cedros, Pomerode, Blumenao e Itapoá. Las víctimas de la tragedia llegan al millón y medio de personas y las autoridades locales han decretado el estado de emergencia y pedido ayuda al presidente de la República, Luiz Inácio Lula da Silva. Se requieren sobre todo helicópteros, ya que algunas zonas sólo son accesibles por aire.

El nivel del rio Itajaí-Acu, que corta la ciudad de Blumenau, llegó ayer a 11,52 metros, según anunció Defensa Civil. Por lo menos 250 calles de la ciudad resultaron anegadas. El alcalde la ciudad, João Paulo Kleinubing, decretó el estado de ruina catastrófica. En todo el Estado 15 carreteras están parcial o totalmente incomunicadas debido a las inundaciones y la caída de obstáculos sobre la vía. Y las previsiones del tiempo no son favorables: anuncian más lluvia en las regiones de la Grande Florianópolis, en el medio y bajo valle de Itajaí Acu, y en el litoral norte. La situación podría empeorar por el aumento del nivel de los ríos.

Por precaución se interrumpió el abastecimiento de gas a la región tras la ruptura de varios tubos de la compañía de Transporte Brasil-Bolivia.

En el parque acuático de Gaspar, en el valle de Itajaí, se encontraban ayer aislados 600 turistas sin que los equipos de socorro consiguieran llegar hasta ellos. Defensa Civil confirmó que hay personas en los tejados de las casas a la espera de rescate. El gerente de Defensa Civil del Estado de Santa Catarina, Emerson Emerin, no descarta que pueda aumentar el número de víctimas mortales ya que hay regiones enteras aún aisladas en las que sólo se podrá actuar cuando las lluvias remitan. La mayoría de las víctimas mortales se produjeron al quedar sepultadas por los escombros.

La población de los lugares más afectados recorría ayer los supermercados para almacenar comida ante lo que pueda ocurrir, mientras que Defensa Civil Nacional ha preparado 3.000 cestas de alimentos y 3.000 colchones, sábanas y mantas. El gobernador de Santa Catarina, Luiz Henrique da Silveira, que se encontraba ayer en Blumenao, afirmó que harán falta meses para reconstruir lo que las lluvias están destruyendo.

Lo más visto en...

Top 50