Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE aprueba la fuerza militar contra la piratería en Somalia

Entre ocho y diez barcos vigilarán el golfo de Adén con capacidad para utilizar la fuerza contra la piratería. -España contribuirá con dos barcos y un avión

Los ministros de Defensa de los veintisiete países de la Unión Europea (UE) han aprobado hoy la operación Atalanta para "disuadir, prevenir y reprimir" la piratería en las costas de Somalia. Es la primera misión naval de la historia de la Unión Europea y comenzará a desplegarse a comienzos de diciembre con la participación de nueve países y entre ocho y 10 buques.

La operación Atlanta ya había recibido un respaldo provisional en septiembre pasado, con una duración inicial de 12 meses y un coste aproximado de 8,3 millones de euros. Sus objetivos serán: proteger a los mercantes del Programa Alimentario Mundial (PAM) que llevan ayuda humanitaria a la zona, proteger el tráfico comercial en la región del Golfo de Adén y controlar y vigilar la zona, según ha destacado el ministro francés de defensa, Hervé Morin, en nombre de la presidencia de turno comunitaria.

España aportará dos buques de superficie, una fragata y una unidad de apoyo, así como personal para los dos mandos de la misión, uno en un cuartel británico y el otro a bordo de uno de los navíos de la UE, según ha explicado el secretario de Estado de Defensa, Constantino Méndez, quien ha apuntado que la misión podría movilizar a unos 300 militares españoles. Además, España mantendrá en la zona el contingente de unos 90 militares que se encuentra en Yibuti, con un avión P3-Orión de patrulla marítima, cumpliendo una misión de vigilancia y control marítimo en el golfo de Adén desde finales de septiembre.

El uso de la fuerza

Los efectivos "adoptarán las medidas necesarias, incluido el uso de la fuerza, para poner fin a la piratería o robos a mano armada" en la zona. Podrán detener a sospechosos de estos actos y transferirlos a países terceros, excepto si en ellos se aplica la pena de muerte o un trato degradante a los prisioneros, según fuentes de la presidencia de turno francesa.

Los efectivos "adoptarán las medidas necesarias, incluido el uso de la fuerza, para poner fin a la piratería o robos a mano armada" en la zona. Podrán detener a sospechosos de estos actos y transferirlos a países terceros, excepto si en ellos se aplica la pena de muerte o un trato degradante a los prisioneros, según fuentes de la presidencia de turno francesa. El secretario de Estado de Defensa de España ha explicado que una resolución de Naciones Unidas "ampara la persecución y la puesta a disposición de la justicia" de piratas en aguas en torno a Somalia, aunque ha señalado que algunos países pueden tener que revisar su código penal si no incluye la piratería, como es el caso de España.

Según el proyecto de conclusiones del Consejo, tras el lanzamiento de Atlanta "convendría proceder al cierre de la célula de coordinación" de la vigilancia europea en la zona, situada en Bruselas, y dirigida por el capitán de navío español Andrés Breijo.