Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos dos jóvenes neonazis que querían matar a Obama

Los arrestados, de 20 y 18 años, sólo contaban con armas pero no con infraestructura y planeaban asesinar a 102 afroamericanos

El Gobierno estadounidense ha revelado este lunes un plan frustrado para asesinar al candidato presidencial demócrata, Barack Obama, y a otras 102 personas de raza negra. La Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF por sus siglas en inglés) ha informado de que el plan iba a ser desarrollado por dos jóvenes neonazis de 20 y 18 años.

Ningún medio en Estados Unidos le ha dado especial importancia a la noticia, ya que, por lo que se conoce por el momento, los detenidos no contaban con ningún apoyo externo y sólo tenían en su poder dos escopetas y muy malas intenciones.

Un portavoz oficial citado por medios locales de información ha dicho en Nashville, Tennessee, que los sospechosos planeaban asesinar a 102 afroamericanos, de forma no determinada a 88 de ellos y decapitando a 14. Al parecer, los números 88 y 14 son símbolos utilizados por grupos racistas blancos, ha explicado este responsable.

El portavoz ha declinado ofrecer otros detalles y ha dicho que se darían a conocer a medida que se profundice la investigación.

Paul Schlesselman, de 18 años, y Daniel Cowart, de 20, se conocieron a través de un amigo en común en Internet, según las primeras indagaciones. A ambos les unía la querencia por el mismo tipo de ideología extrema. El rostro de Cowart ha sido divulgado por las agencias tras ser localizado en el sitio MySpace de Internet. El de Schlesselman ha sido distribuido por la policía.

La cadena de televisión CNN informa de que los dos individuos fueron detenidos el miércoles de la semana pasada. Según las fuentes, los skin heads (cabezas rapadas) proyectaban atacar una escuela secundaria con mayoría de alumnos de raza negra y robar una tienda de armas de fuego en el estado de Tennessee. El diario local Indystar, del estado de Indiana, ha citado declaraciones textuales de un agente de la ATF, quien ha dicho que los dos jóvenes querían que "su acto final fuera un intento por matar al senador Obama. No creían que podrían hacerlo, pero morirían en el intento".

Primera intentona

Ya el pasado mes de agosto, durante la celebración de la Convención Demócrata en Denver, la policía detuvo a cuatro miembros de un grupo de supremacistas blancos que, supuestamente, planeaban un atentado durante el acto final del acto de proclamación de Obama en el estadio de la ciudad.

La policía primero detuvo a un individuo que conducía de forma errática, presuntamente bajo los efectos de las drogas o el alcohol, y en el interior de su camioneta se encontró armas, drogas, radios, un chaleco antibalas, matrículas y carnés de conducir falsos. Esta detención condujo al arresto de otras tres personas, una de ellas en su domicilio, y otras dos en un motel de carretera.

A los detenidos se les confiscó dos rifles de alto calibre con mirillas telescópicas, ropa de camuflaje y drogas. Uno de los sospechosos declaró a la policía que "iban a matar a Obama desde un punto elevado utilizando un rifle" a una distancia de 685 metros. No obstante, las autoridades restaron en aquel entonces importancia a las posibilidades de este grupo de llevar a cabo un atentado, al definirlos como un "puñado de descerebrados".