Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La carrera hacia la Casa Blanca

La campaña se encona a pocas horas del debate

El senador republicano endurece su discurso contra Obama a pocas horas del cara a cara.- Llamará al voto del miedo ante un candidato en alza.- El demócrata vincula a McCain con un escándalo financiero en los ochenta

Albuquerque / Nashville / Washington

John McCain ha decidido pasar al ataque en el segundo debate con su contrincante demócrata, Barack Obama. A poco menos de un mes para las elecciones y con la crisis económica al acecho, el republicano sabe que se juega mucho en este cara a cara en la Universidad de Belmont, Nashville, y por eso ha decidido endurecer su discurso con el objetivo de dar un giro a la campaña.

Aprobado el plan de rescate de Bush para evitar el colapso de Wall Street, pese a la primera oposición de los republicanos, la economía ha terminado por pasar factura a McCain. Los analistas coinciden en señalar que la nueva estrategia del senador de Arizona es un intento de pasar página al tema de la crisis, pero para ello necesitará reforzar mucho su imagen ante un candidato en alza. La última encuesta de Reuters/Zogby apunta que Obama mantiene su ventaja de tres puntos sobre su rival republicano (48% para Obama, 45% para McCain).

No sólo las encuestas están con Obama. El demócrata ha consolidado su ventaja entre los votantes registrados en Estados clave para la victoria final del 4 de noviembre. Ayer acabó el plazo para registrarse como votante en una veintena de Estados y los demócratas atrajeron más electores nuevos que los republicanos en lugares como Florida, Virginia, Colorado y Ohio.

Voto del miedo

El debate de este martes es la mejor oportunidad para comprobar si la estrategia de McCain funciona. Como recogen varios medios estadounidenses, el republicano intentará recurrir al voto del miedo frente a un candidato negro y de exótica biografía para los estadounidenses. "El propósito es demostrar que no se puede confiar en el pasado de Obama ni en sus planes de futuro", ha confesado uno de los estrategas republicanos en el diario Político.

Esta premisa republicana ya empezó a funcionar con la candidata a la vicepresidencia, Sarah Palin. La número dos de McCain vertió duras críticas contra el demócrata el pasado fin de semana asegurando que "Obama se junta con terroristas". Sin embargo, el último episodio tuvo lugar ayer en Nuevo México, donde el propio McCain intentó levantar dudas acerca del pasado del candidato demócrata. "¿Quién es el verdadero Barack Obama?", preguntó el senador por Arizona a su audiencia durante un acto de campaña. McCain acusó a su rival de haber salido de la nada y dijo que "incluso a estas alturas de la campaña, hay muchas cosas importantes que se desconocen acerca del senador Obama".

"Supongo que se cree que si repites una mentira lo suficiente te creerán. Pero la verdad es que yo fui el primero que pidió mayores restricciones para Fannie Mae y Freddie Mac, que hubieran ayudado a evitar esta crisis desde el principio", añadió el veterano senador republicano, como argumentación a su presentación de Obama como un mentiroso. Las palabras de McCain también se recogen en un vídeo de campaña que ha empezado a difundirse por los canales norteamericanos.

McCain y los 'Keating Five'

A pocas horas del debate, las espadas están por todo lo alto. Obama también ha pasado al contraataque. El domingo divulgó un documental en Internet en el que vincula a su rival republicano con el escándalo financiero de finales de los 80, conocido como Keating Five.

El magnate Charles Keating era el presidente de la firma Lincoln Savings, cuya quiebra hizo que más de 20.000 inversores, la mayoría de ellos de edad avanzada, perdieran sus ahorros. Keating fue declarado culpable de fraude financiero a principios de los años 90 y estuvo cinco años en prisión.

John McCain fue investigado entonces, junto con cuatro senadores más, por su intervención ante los reguladores bancarios para ayudar a Keating, quien había hecho contribuciones a las campañas de los cinco legisladores, a partir de entonces conocidos como los cinco de Keating (Keating five). En 1991 la investigación concluyó que el senador por Arizona era, de esos cinco senadores, el menos involucrado en el caso, pero recibió duras críticas por haber demostrado "mal juicio" al respecto. El propio McCain ha descrito ese episodio como "el peor error de su vida".