Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex presidente paraguayo Duarte, ratificado como senador vitalicio

Se espera que la medida sirva para cerrar la crisis política

El Senado paraguayo ratificó ayer la designación del ex presidente Nicanor Duarte como senador vitalicio en vez de miembro pleno, con el apoyo del partido del general Lino Oviedo, lo que aparentemente cierra la crisis abierta en dicha Cámara. En una sesión ordinaria, a la que no asistió Duarte, la Cámara alta también ratificó a Jorge Céspedes en el escaño del Partido Colorado para el que el ex presidente había prestado juramento la semana pasada. La decisión, que fue recibida con aplausos en el recinto, fue apoyada por el presidente del Senado y del Congreso, Enrique González Quintana, de la opositora Unión Nacional de Ciudadanos Eticos (Unace), tercera fuerza política del país, liderada por Oviedo.

La crisis estalló la semana pasada, precisamente cuando González Quintana tomó juramento a Duarte como senador de pleno derecho en contra de la mayoría, compuesta por los partidos que apoyan al presidente del país, Fernando Lugo, y grupos opositores, entre los que figura un sector del Partido Colorado opuesto a Duarte. A pesar de que según la Constitución una vez que dejase de ser jefe de Estado, el 15 de agosto pasado, le correspondía ser senador vitalicio, con voz pero sin voto, Duarte decidió presentarse a las elecciones de abril como cabeza de lista al Senado por el Partido Colorado y ganó el escaño.

Mientras se celebraba la sesión del Senado, varios miles de personas se congregaban ante la sede del Congreso convocados por el Frente Popular y Social para repudiar la presunta conspiración denunciada por Lugo. El Frente condena lo que sus dirigentes consideran una "actitud autoritaria, golpista y de corte fascista" del presidente del Congreso, Enrique González Quintana.

Lugo denunció el lunes que el fiscal general del Estado, Rubén Candia, y el vicepresidente del Tribunal Superior de Justicia Electoral, Juan Manuel Morales,

participaron junto con Duarte y Oviedo en una reunión celebrada la víspera en la vivienda de este último, según relató el general Máximo Díaz Cáceres, enlace de las Fuerzas Armadas en el Congreso. A partir del testimonio del general, Lugo alertó contra "intenciones golpistas" de sectores antidemocráticos, en alusión a la citada reunión, lo que motivó la inmediata reacción de los países de la región en apoyo del sistema democrático paraguayo.