Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno mexicano entona el 'mea culpa' por la inseguridad en el país

Las autoridades y representantes de la sociedad se reúnen para firmar un acuerdo en favor de la legalidad y la seguridad

México ha vivido este jueves una reunión sin precedentes en materia de seguridad pública. Una ola de indignación provocada por el asesinato en junio pasado de Fernando Martí, un joven de 14 años, a manos de los policías que lo secuestraron ha servido para que esta tarde distintas autoridades del país se reunieran en el Palacio Nacional, sede del gobierno de Felipe Calderón, en busca de un acuerdo para frenar una de las lacras que asuelan el país: la inseguridad.

Al inaugurar la reunión del Consejo de Seguridad, el presidente Calderón ha señalado que el clima de violencia e inseguridad "es una realidad ante la cual no podemos cerrar los ojos". "La verdad es que todos somos responsables de nuestros males", ha agregado el mandatario. La cumbre de seguridad se ha celebrado cuando el país registra más de 2.600 ejecuciones en lo que va del año y cerca de 780 plagios en 2007.

El ¡ya basta! que la sociedad mexicana lleva años clamando ha calado en los políticos, que desde hace semanas llevan anunciando medidas para tratar de paliar el sentimiento de impunidad, corrupción y violencia que se tiene en México, exacerbado por el asesinato de Fernando, hijo de un empresario que pagó entre 300.000 y cuatro millones de euros por el rescate de su hijo, y que recuperó sin vida dentro del maletero de un coche.

El Acuerdo Nacional por la Seguridad y la Legalidad ha sido adoptado por los gobernadores de los 32 Estados, los encargados de seguridad y prevención del delito del gabinete de Calderón, representantes del poder legislativo, el titular de la Suprema Corte de Justicia y miembros de colectivos ciudadanos de lucha contra la delincuencia.

Compromisos adoptados

Entre los más de 70 compromiso signados se encuentra el depuramiento de las fuerzas policiales - cuyo costo será de 1.500 millones de pesos mensuales (100 millones de euros)-, una estrategia antisecuestro, nuevos centros penitenciarios con módulos especiales para secuestradores y un sistema de ubicación en tiempo real de los teléfonos móviles usados por los secuestradores.

Sin embargo, el momento más intenso de la reunión del Consejo Nacional de Seguridad, que ha durado más de tres horas, ha sido la intervención de Alejandro Martí, el padre del niño plagiado y asesinado. "Señores, si piensan que el listón es muy alto, si piensan que es imposible hacerlo, si no pueden, ¡renuncien!, pero no sigan ocupando las oficina de gobierno, no sigan recibiendo un sueldo sin hacer nada, que eso también es corrupción", ha señalado el empresario en un tono directo.

A pesar de que Martí no se encontraba sentado a la amplia mesa con forma de herradura, sus palabras han desatado aplausos y emocionado a varios de los que acudieron a la sala, según ha informado el diario El Universal. "El país está hoy en una crisis de seguridad", ha continuado Martí, "yo perdí a mi hijo, estoy seguro que esta desgracia hizo que México ganara uno", puntualizó.

El gobernador de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard, del izquierdista PRD, ha pedido la palabra tras la intervención del padre de Fernando Martí, y ha ofrecido su cargo si no logra mejorar la situación de la seguridad tras los acuerdos firmados. "Yo sí te acepto el reto" , ha respondido Ebrard al empresario. "Si no podemos o no sabemos, debemos renunciar. Debemos de cumplir los compromisos, y si no que se proceda la revocación del mandato".

Un diagnóstico preocupante

El secretario (ministro) de Seguridad Pública, Genaro García Luna ha reconocido que los delitos han incrementado un 8.6% en 2007, el primer año de gobierno de Felipe Calderón. Las cifras de secuestros también se encuentran al alza. Han pasado de 540 plagios denunciados en 2002 a 785 el año pasado. No obstante, varios organismos privados de seguridad calculan que esta cifra es tres veces mayor, pues la mayoría de los plagios no son avisados a la policía.

El 55.9% de los policías en México cuentan con la educación básica. Tan solo el 15.6% de los agentes cuenta con educación universitaria. Sus salarios van desde los 6.000 pesos (400 euros) mensuales, hasta los 12.000 pesos (800 euros).

Más información