Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU reconoce la muerte de ocho civiles por un bombardeo en el oeste de Afganistán

La cada vez mayor presencia de víctimas civiles en los operativos está minando el respaldo de los afganos a la presencia de militares extranjeros en el país

Las constantes persecuciones de militantes talibanes están costando caro a las fuerzas aliadas en Afganistán. Estados Unidos ha reconocido hoy que las tropas de coalición mataron a ocho civiles durante un ataque aéreo en la provincia occidental de Farah el martes, mientras aún está pendiente una investigación por un suceso similar ocurrido la semana pasada, y que costó la vida a 23 personas.

Este reconocimiento también se produce en momentos en que se ha conocido que ha habido más víctimas de un nuevo bombardeo de parte de las fuerzas lideradas por EE UU hoy en la provincial de Herat. La cada vez mayor presencia de víctimas civiles en los operativos están minando rápidamente el respaldo de los afganos a la presencia de militares extranjeros que están combatiendo a los militantes liderados por los talibanes en el país, los que cada vez se están mostrando más osados y realizando más ataques con muchas bajas en la coalición.

El bombardeo del martes se produjo cuando una patrulla de las tropas estadounidenses fue atacada con fuego de ametralladoras procedentes de varias casas junto a la carretera. El convoy se defendió del ataque y solicitó apoyo de la aviación, que bombardeó las posiciones de los supuestos insurgentes, según afirmó la comandancia en un comunicado.

"Una casa resultó afectada. Ocho civiles murieron y dos más resultaron heridos", ha informado un comunicado de las fuerzas militares estadounidenses. La comandancia dijo haber abierto una investigación, lamentó los hechos, y asegurando que sus fuerzas "nunca actúan intencionadaente contra no combatientes".

Según fuentes afganas, los muertos ascienden a nueve, todos miembros de la misma familia.

En la operación de persecución de hoy, al menos cuatro personas han muerto, según el portavoz de la policía regional. Varios testigos han dicho que 17 personas han resultado heridas y llevadas al hospital. Según los militares estadounidenses, la incursión se produjo contra "objetivos talibanes de alta prioridad" en Herat, en la que dos "líderes talibanes" y "un significativo número de otros insurgentes murieron", descartando el fallecimiento de civiles.