Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU desacata la orden del TPI y mantiene las ejecuciones de los mexicanos condenados

"El Tribunal Supremo ya ha dictaminado que Texas no está sujeto a tribunales extranjeros", ha afirmado un protavoz del estado

El estado de Texas ha anunciado hoy que no acatará la orden del Tribunal Penal Internacional (TPI) de suspender la ejecución de cinco reos mexicanos y revisa si la falta de asistencia consular pudo influir en su condena. "Nada va a cambiar por lo que diga un tribunal extranjero", ha afirmado el portavoz del gobierno texano, Robert Black.

En 2004, el TPI falló en favor del estado mexicano, que acusaba a Estados Unidos de haber violado la legalidad internacional al denegar asistencia consular a 51 condenados a muerte mexicanos. Un año más tarde, el presidente Bush ordenó a Texas revisar el caso de José Medellín, condenado a muerte por violar y estrangular a dos jóvenes en 1993. Los texanos se negaron y llevaron el caso al Tribunal Supremo, que dictaminó que el presidente federal no tenía autoridad sobre el estado de Texas en esta materia. Acto seguido, Texas fijó el 5 de agosto como fecha para la ejecución de Medellín.

El TPI había dado orden hoy a EE UU de paralizar la ejecución de cinco reos en riesgo de ser ejecutados próximamente. "El gobernador cree que existen los mecanismos para ofrecer una protección adecuada", ha asegurado Balck refiriéndose al hecho de que los condenados todavía pueden esgrimir la falta de asistencia consular a la hora de apelar su sentencia.

Desde que Rick Perry es gobernador del estado, Texas ha ejecutado a 168 reos, con lo que ha superado el récord de 152 que había marcado su predecsor, el actual presidente George W. Bush. "Damos la bienvenida a los visitantes y los inversores, pero los extranjeros que vengan con la intención de cometer crímenes sufrirán las consecuencias", sentenció Black.