Reino Unido indemnizará a los iraquíes torturados por sus tropas en Basora

Londres pagará unos 3,7 millones de euros a una decena de iraquíes

El Ministerio de Defensa británico ha accedido a pagar una indemnización de unos 3,7 millones de euros a una decena de iraquíes afectados por episodios de tortura perpetrados por las tropas de Reino Unido en la ciudad de Basora en 2003. Los nueve iraquíes que sufrieron el maltrato del Ejército británico y el padre de un décimo que falleció cuando se encontraba bajo custodia se repartirán la indemnización que Londres les abonará en concepto de compensaciones tras la negociación mantenida durante dos días entre sus abogados y el departamento de Defensa.

La decisión del Gobierno se produce después de que el pasado mes de mayo el propio Ministerio admitiese haber atentado contra los derechos humanos de los iraquíes y de que su titular, Des Browne, reconociese "rupturas significativas" de la Convención Europea en la materia, que protege el derecho a la vida y prohíbe cualquier forma de tortura.

Más información
Documentos secretos del Ejército británico revelan vejaciones a presos

En este sentido, siete soldados del por entonces Regimiento Lancashire de la Reina, actualmente conocido como Regimiento de Duque de Lancaster, protagonizaron el juicio militar más costoso de la historia británica por un caso que llegó a registrar una víctima mortal, Baha Mousa, de 26 años, que ejercía como recepcionista hasta que fue detenido como sospechoso de insurgencia.

Su arresto junto a otros iraquíes se produjo en el hotel en el que trabajaba a raíz de la aparición de armas y artefactos supuestamente destinados a la fabricación de bombas. La autopsia reveló que la muerte se había producido por asfixia y el cuerpo presentaba 93 heridas, por lo que el pasado mes de mayo, Des Browne anunció una investigación pública sobre el suceso.

No obstante, seis de los soldados relacionados con el caso fueron absueltos tras un proceso judicial de seis meses en la corte de Bulfrod, en Wiltshire, si bien un séptimo admitió haber dispensado un trato inhumano a los detenidos, lo que le supuso un año de prisión y su despido del Ejército.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS