Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE seguirá con el proceso de ratificación del Tratado de Lisboa

Los Veintisiete reconocen que la República Checa no podrá dar su visto bueno hasta que se pronuncie la Corte Constitucional.- Dan a Irlanda tiempo hasta octubre para que proponga soluciones al rechazo del Tratado

Europa seguirá adelante con el proceso de ratificación del Tratado de Lisboa pese al 'no' irlandés, aunque reconoce que hay problemas que pueden dar al traste con el texto. Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, reunidos en Bruselas, han acordado un texto de conclusiones en el que afirman que el tratado sigue vivo y debe seguir el proceso de ratificaciones en los países que está pendiente, Suecia, Chipre, Holanda, Italia, España, Bélgica y la República Checa. Las reticencias de este último, el país que más se oponía a continuar el proceso, han sido vencidas con un pie de página en el que se admite que el texto en Praga queda pendiente de la decisión del Tribunal Constitucional, aunque sigue su curso. A última hora, una decisión judicial en Londres podría también obstaculizar el proceso en Reino Unido.

Según ha anunciado el presidente francés, Nicolas Sarkozy, los Veintisiete han dado su visto bueno al último borrador de conclusiones, presentado esta mañana por la presidencia eslovena. En el texto, que ya es definitivo, se dice que los dirigentes toman nota de que "19 países han ratificado el Tratado y que el proceso de ratificación continúa en otros países miembros" -antes decía "en el resto de países miembros". Además, se ha añadido una nota a pie de página elaborada entre la canciller alemana, Angela Merkel, el primer ministro checo, Mirek Topolanek y la presidencia eslovena en la que se especifica que "la ratificación checa no podrá estar finalizada mientras el Tribunal Constitucional no dé su opinión favorable sobre la conformidad del Tratado de Lisboa con el orden constitucional". Es decir, se reconoce que Praga tiene dificultades y que su Parlamento no podrá ratificar el Tratado de inmediato, mientras Chequia da su aprobación a un texto de conclusiones en el que se subraya que el proceso de ratificación continúa.

No obstante, es espera que lo tenga ratificado antes de fin de año. Según el ministro checo de Exteriores, Karel Schwarzenberg, "estaría muy bien que la República Checa lo ratifique de aquí al 1 de enero, cuando comienza nuestra presidencia, aunque hay ciertas cosas en el camino que podrían hacerlo difícil". "Supongo que la decisión de la Corte Constitucional tendrá lugar a comienzos de otoño y que el Tratado podría ser presentado al Parlamento en noviembre y ratificado en diciembre", ha explicado Schwarzenberg. "Es lo que creo y lo que deseo", ha concluido.

Tiempo para Irlanda

Las reservas checas impidieron ayer que los jefes de Estado y Gobierno de la UE llegaran a un acuerdo sobre cómo mostrar su determinación a salvar el Tratado de Lisboa pese al rechazo de los irlandeses en el referéndum celebrado la semana pasada. Salvado el escollo de las ratificaciones, lo que queda es buscar soluciones para Irlanda, que quedaría como único país fuera del Tratado. En este aspecto, los 27 dan tiempo a Irlanda, para que, tras realizar consultas internas y con el resto de miembros, proponga una solución.

"El Consejo Europeo ha tomado nota del resultado del referéndum celebrado en Irlanda sobre el Tratado de Lisboa y ha hecho un balance de la situación a partir de una primera evaluación ofrecida por el primer ministro, Brian Cowen", dice el documento de conclusiones, en el que los 27 "toman nota de que el Gobierno irlandés realizará diligentes consultas, tanto internas como con los demás Estados miembros, para proponer una forma común de seguir adelante". El Consejo Europeo "ha acordado, como sugiere Irlanda, volver a tratar este asunto en su sesión del 15 de octubre de 2008 con objeto de estudiar la forma de seguir adelante", dice la declaración. Entretanto, destaca "la importancia de seguir obteniendo resultados concretos en los diversos ámbitos de actuación política que interesan a los ciudadanos".

Una posible salida es un segundo referéndum en la isla, pero Cowen estima que es pronto para asegurar tal cosa. "No puedo decir si efectivamente habrá otro referéndum sobre esta cuestión", ha dicho Cowen al término del Consejo. Eso sí, ha prometido acudir a la próxima cumbre "con un análisis sobre los progresos que podamos o no hacer y sobre el camino que se puede tomar para encontrar una solución viable". "Ahora, simplemente es demasiado pronto".

Londres también tiene problemas

La República Checa no es el único miembro de los Veintisiete que tiene problemas para ratificar el Tratado de Lisboa. Si los checos tienen que esperar a ver qué dice el Tribunal Constitucional, Reino Unido va a tener que esperara al dictamen del Alto Tribunal de Londres, que tiene pendiente un recurso presentado por un millonario conservador. El primer ministro, Gordon Brown, ha anunciado que la ratificación del texto no será definitiva hasta que se pronuncie el tribunal.

Un juez de este Alto Tribunal de Londres ha pedido hoy al Gobierno que aplace la ratificación hasta que se emita una sentencia sobre un recurso presentado por Stuart Wheeler, un hombre de negocios de 73 años que en 2001 donó 6,7 millones de euros al partido conservador. Wheeler ha recurrido la decisión de Brown de no someter el Tratado de Lisboa a referéndum y ratificarlo por vía parlamentaria. El alto tribunal está estudiando el caso, pero esta semana ha quedado ratificado oficialmente el tratado en Reino Unido con la aprobación de la Cámara de los Lores. Para que sea completa la ratificación, hay que enviar los documentos a Roma, donde se fundó la UE (entonces CEE) en 1957. Por ello, el juez ha pedido el aplazamiento.Tras conocer esta petición, Brown ha dicho que la ratificación no será definitiva hasta que se pronuncie el tribunal, previsiblemente la semana que viene.

Más información