Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OTAN expulsa a los talibanes del sur de Afganistán tras dos días de combate

El Ministerio de Defensa afgano asegura que en los enfrentamientos han muerto 56 insurgentes. -Karzai pide ayuda para los desplazados por los enfrentamientos

Tras una operación militar de la OTAN y el Ejército afgano que se ha cobrado la vida de 56 insurgentes y dos soldados afganos, los talibanes han abandonado las localidades que habían tomado en las cercanías de la conflictiva ciudad sureña de Kandahar.

En rueda de prensa, el portavoz del Ministerio afgano de Defensa, general Zahir Azimi, ha asegurado que, además de los 56 rebeldes muertos, "un gran número" ha resultado herido durante la ofensiva. tmabién ha destacado que, en los combates, sólo dos militares afganos han perdido la vida y otros dos han resultado heridos.

Azimi ha indicado que los talibanes ya han sido desalojados del distrito de Arghandab, donde se encuentran los pueblos recuperados, aunque ha precisado que las operaciones de búsqueda continúan en marcha y que aún quedan algunos focos de resistencia.

Respuesta contundente

La ofensiva se inició ayer en la ribera oeste del río Arghandab, con la participación de miles de soldados afganos desplegados en la zona y de tropas de la ISAF (Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad), bajo mando de la OTAN.

La fuerza con la que se han empleado las tropas internacionales ha llegado después de que los talibanes pusieran en evidencia al Gobierno afgano en la provincia sureña de Kandahar, colindante con Pakistán y donde los islamistas radicales controlan aldeas y poblaciones enteras. El pasado viernes, atacaron la principal cárcel de la capital de provincia y liberaron a unos 1.500 presos, de los cuales más de 350 eran guerrilleros islamistas.

Comunicado de Karzai

En un comunicado, el presidente afgano, Hamid Karzai, ha señalado que ha dado orden a las autoridades para que presten ayuda a los desplazados a causa de los enfrentamientos, ya que ante la inminente ofensiva de la OTAN y el Ejército afgano, los lugareños abandonaron sus hogares para refugiarse en zonas vecinas y en la ciudad de Kandahar.

De hecho, la propia aviación de la OTAN lanzó el lunes panfletos de aviso para que los ciudadanos se retiraran de la zona antes de la operación. "Los talibanes, después de atacar varios pueblos de Arghandab, quemaron la cosecha de los lugareños y destruyeron varios puentes en la región, además de colocar minas", ha asegurado el presidente afgano.

Karzai también ha mostrado su satisfacción por el resultado de la ofensiva, ya que y "muchas de las personas que atacaron el distrito eran terroristas extranjeros". "Antes, las antiguas tropas de la URSS colocaban minas en las carreteras de Afganistán, pero ahora son los talibanes quienes llevan a cabo estos actos anti-islámicos e inhumanos", ha añadido Karzai.