Un gobernador venezolano aliado de Chávez será juzgado por corrupción

Carlos Giménez está acusado de robo de fondos públicos, concierto con contratistas y evasión de procesos de licitación

El gobernador del Estado venezolano de Yaracuy, Carlos Giménez, ha quedado suspendido en el ejercicio de sus funciones y será enjuiciado por varios delitos de corrupción.

Giménez, quien pertenece a la alianza que respalda al Gobierno del presidente Hugo Chávez, fue sometido al procedimiento conocido como antejuicio de mérito por el Tribunal Supremo. Se trata de un privilegio reservado a altos funcionarios, mediante el cual el máximo tribunal decide si existen razones para proseguir el juicio.

El Supremo encontró que sí existen tales causas, por lo que Giménez será sometido ahora a un juicio penal ordinario por los delitos de peculado doloso impropio (robo de fondos públicos), concierto con contratistas y evasión de procesos de licitación. La decisión fue anunciada el martes por la presidenta del Supremo, Luisa Estela Morales.

Giménez es el primer funcionario de alto rango que resulta enjuiciado por delitos de corrupción durante el mandato de Chávez.

El gobernador señaló que la decisión no es un golpe para él, sino contra la justicia. En una conferencia de prensa ofrecida en San Felipe, la capital del Estado de Y predominantemente agrícola, Giménez reiteró su condición de revolucionario y su fidelidad con el Gobierno nacional. "Le pido al presidente Chávez que sigamos luchando por consolidar este proceso de cambios", expresó.

Al funcionario se le acusa de montar una red de relaciones con la Fundación para el Desarrollo Solidario del Estado Yaracuy (Fundesoy) y una cooperativa denominada El Lamedero, a la que se otorgó una suma de 61 millones de bolívares (18.270 euros), sin cumplir las normativas establecidas. Giménez ya había sido condenado políticamente por la Asamblea Nacional, el Parlamento unicameral ampliamente dominado por las fuerzas del Gobierno.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El anterior gobernador de Yaracuy, el opositor Eduardo Lapi, de filiación demócrata-cristiana, también fue procesado por presuntos delitos de corrupción. Actualmente se encuentra prófugo de la justicia, tras haberse escapado de la cárcel.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS