Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cumbre de la FAO en Roma concluye con un fracaso

Las ONG y Latinoamérica discrepan de las conclusiones.- La declaración final obvia los problemas de fondo

La cumbre de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) celebrada en Roma se ha cerrado con un fracaso. La comunidad internacional y los organismos multilaterales se han marchado de la capital italiana dejando un panorama de división y de incapacidad de afrontar el escándalo del hambre.

El proyecto de declaración final de la cumbre fue aprobado por el Plenario, después de horas de discusiones que hacían temer que no se llegaría a un acuerdo. El resultado ha sido una delaración de intenciones que obvia los problemas de fondo, lo que ha provocado la objeción de Argentina y las duras críticas de Venezuela y Cuba, que consideran que el documento no incluye medidas reales para acabar con el hambre en el mundo.

Los delegados de 183 países que han participado en el encuentro de la FAO han publicado la declaración que busca "erradicar el hambre y garantizar los alimentos para todos". Pero las discrepancias sobre las barreras comerciales y asuntos geopolíticos habían generado dudas de que se alcanzara un consenso.

Críticas a la declaración final

A las críticas de las delegaciones cubanas y venezolanas se han unido las de Ecuador, Nicaragua y Bolivia, después de lo cual el presidente del Plenario cortó la palabra a las delegaciones. La representante ecuatoriana ha dicho que "son muchos los países que no están de acuerdo" con el proyecto de declaración, pese a lo cual ninguno impidió que el documento fuera aprobado por todos los participantes, con la excepción de Argentina que ha hecho objeción al texto completo.

La objeción de Argentina se funda en una discrepacia con el párrafo sexto de la declaración, donde se dice que los Gobiernos "reafirman la necesidad de reducir al mínimo el empleo de medidas restrictivas que pueden incrementar la volatilidad de los precios internacionales". El país latinoamericano solicitó que se retirará la palabra "restrictivas", ya que considera que se puede entender como medidas que pueden afectar a la exportación de los países con excedente de cereales, como es su caso. "Cuando se parte de diagnósticos equivocados, no pueden surgir remedios apropiados, lo que sucede con esta declaración", afirmó el representante argentino.

En la declaración, los líderes de los países que participan en la cumbre se comprometen nuevamente a eliminar el hambre del mundo y a no utilizar los alimentos como un instrumento político y económico.

La cumbre fue convocada por la FAO para buscar maneras de garantizar los suministros de alimentos en medio de la fuerte demanda -especialmente en los países de rápido crecimiento de Asia-, las pobres cosechas y la escalada de los precios de los combustibles.

Esos factores han contribuido a que los precios de las materias primas se dupliquen en el último par de años, lo que según el Banco Mundial amenaza con sumar 100 millones de personas a los 850 millones que ya sufren hambre.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) prevé que los precios del arroz, del maíz y del trigo retrocedan desde sus actuales niveles, pero que mantengan un alza de hasta un 50% en la próxima década. La FAO estimó que la producción de alimentos debe aumentar en un 50% para el 2050 para poder abastecer la demanda.

Donaciones para combatir la crisis de los alimentos

Los delegados de los países presentes en la cumbre de la FAO se han comprometido a aumentar sus esfuerzos para lugar contra el hambre el desarrollo de la agricultura. Para ello algunos de los participantes presentes han prometido destinar algo más de cuatro mil millones de euros - 6.300 millones de dólares - "a los países más golpeados por la actual crisis alimentaria, para que puedan aumentar su producción de comida en la próxima temporada de siembra", han informado en una nota de la FAO.

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha informado que España participará en esa donación con unos 500 millones de euros - 773 millones de dólares - en un periodo de cuatro años. Por su parte, Francia contribuirá con casi mil millones de euros - 1.500 millones de dólares - durante cinco años.

El Director General de la FAO, Jacques Diouf, ha señalado que aunque en esta cumbre no se pretendía recoger fondos, "la sorpresa ha sido el anuncio de donaciones por parte de países e instituciones, que han superado cualquier expectativa".