La ONU critica al Gobierno birmano por su trato a los damnificados del ciclón

La organización considera "inaceptable" que la Junta Militar que gobierna el país obligue a los refugiados a que vuelvan a las aldeas devastadas por el Nargis

La ONU ha advertido este viernes al Gobierno de Birmania que es "inaceptable" obligar a la población desplazada por el ciclón Nargis a regresar a sus hogares en las zonas devastadas por la catástrofe.

Marie Okabe, portavoz de la ONU, asegura que, con la aceleración en los últimos días de las operaciones de asistencia, es "crucial" que todos los movimientos de población sean voluntarios. "Este punto se le ha comunicado con mucha claridad a las autoriades y la ONU seguirá vigilando de cerca la situación", ha señalado.

La advertencia de la ONU se debe a las denuncias provenientes de la región de que la Junta Militar que gobierna Birmania obliga a los refugiados a que vuelvan a sus aldeas en el devastado delta del río Irrawaddy.

Las autoridades birmanas señalaron recientemente que, cuatro semanas después del paso de Nargis, la etapa de la asistencia a los cerca de 2,5 millones de damnificados por el ciclón había pasado y que ahora la labor debía centrarse en la reconstruccón.

Sin embargo, los responsables de Naciones Unidas y de las ONG en la zona insisten en que una mayoría de los afectados todavía no han recibido la ayuda de primera necesidad y que es demasiado pronto para pasar a una segunda fase.

Por otra parte, Okabe dijo que 11 cooperantes de la ONU y de ONG internacionales, además de numerosos equipos de países miembros de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (Asean), han podido desplazarse a los rincones más afectados del sur del país.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La portavoz, no obstante, ha transmitido el agradecimiento de la Oficina de Coordinación de Asistencia Humanitaria de la ONU (OCHA) a la Junta Militar por la aprobación de los visados de sus cooperantes, a la que insta a demostrar la misma flexibilidad con los miembros de las ONG que todavía esperan permiso para entrar al país. "Es esencial que también puedan entrar porque sirven de brazos y piernas extras para poder llevar a cabo la enorme labor de ayuda que se necesita", apunta Okabe.

Según esta representante, la ONU ha recibido contribuciones equivalentes al 63% de los 200 millones de dólares que pidió hace tres semanas para financiar las operaciones de ayuda a Birmania, aunque solamente un 40% de ellas son aportaciones en metálico que se pueden emplear inmediatamente.

La Organización Internacional del Trabajo alerta del riesgo de trabajos forzados

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) alerta en un comunicado del riesgo de que la Junta Militar birmana pretenda obligar a la población a realizar trabajos forzados, incluyendo a los niños, para reconstruir el país tras el paso del ciclón 'Nargis'. El organismo, que también expresa su preocupación por el reclutamiento de menores en el servicio militar del país, está trabajando con las autoridades de la nación para "asegurarse de que los esfuerzos por reconstruir el país no impliquen recurrir a trabajos forzados en ninguna de sus formas". Hasta el momento no se ha verificado ningún informe que denuncie esta práctica.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS